Tener un despacho en casa

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Muchas personas trabajan desde casa. Se trata de una opción que todavía es relativamente nueva en nuestro país pero que ya está más consolidada en otros países. Tener un despacho en casa no sólo es aconsejable cuando se trabaja en el propio hogar, sino también, cuando más allá de trabajar fuera de casa, te gusta tener un lugar para resolver asuntos laborales en tu propio hogar. En este caso, se trata de tener un espacio que esté vinculado directamente con la concentración que requiere cualquier tipo de función profesional.

Además, tener tu propio despacho en casa también te aporta una gran ventaja. Y es la posibilidad de poder amueblarlo en base a tus gustos y tus preferencias. Se trata de un espacio personalizado creado para ti. Cuanto más a gusto te sientas en dicho entorno, mejor te sentirás también a la hora de trabajar.

Puedes ahorrar dinero en la compra de mobiliario en caso de que aproveches los descuentos que realizan las tiendas que están en liquidación. O también, en caso de que compres algunos muebles de la temporada anterior. Lo más importante del despacho es tener una mesa amplia y con espacio. Por ello, debe estar ordenada. El orden externo favorece el orden interior que está vinculado con la motivación y el trabajo.

Por otra parte, en tu despacho de casa puedes cuidar incluso los detalles más pequeños a la hora de poner un cuadro que te inspire calma o un marco de fotos con una estampa familiar. En caso de tener el despacho en casa debes ser estricto con tus rutinas para evitar trabajar en otras estancias del hogar. Así, la mente podrá desconectar de una forma más sencilla y disfrutar del tiempo de ocio. Uno de los peligros de trabajar en casa, reside precisamente, en no saber marcar un límite a la jornada laboral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *