Tres tipos de espacios coworking con objetivos diferentes

edificios-rascacielos
Cada vez más personas deciden sumarse a la filosofía del coworking como una fórmula que abre puertas al plan creativo. Un espacio en alquiler que puede disfrutarse de manera flexible a partir de las necesidades del propio coworker. Este tipo de propuesta está cada vez más presente en las ciudades. Sin embargo, no existe un único modelo de espacio de estas características, ya que más allá de la idea tradicional, surgen nuevas tendencias que inspiran a los coworkers. ¿Cuáles son los distintos tipos de coworking que conectan con diferentes objetivos específicos?

Espacios para eventos

Salas perfectamente acondicionadas para desarrollar actos de este tipo en un contexto atractivo y profesional. Actos corporativos que refuerzan la marca de empresa. Por ejemplo, eventos vinculados con la formación y el conocimiento: congresos, tertulias, ponencias, charlas, cursos y actos de networking. Este tipo de agenda de actividades forma parte del plan de acción de grandes empresas que invierten en eventos.

Espacios diferenciados por sectores

En el mercado también puedes encontrar oficinas dirigidas a un perfil freelance muy específico. De este modo, en torno a ese lugar de trabajo surgen sinergias colaborativas entre profesionales que tienen una trayectoria similar. También puede darse la circunstancia contraria de lugares coworking integrados por un equipo multidisciplinar que, por esta misma razón, resulta tan enriquecedor desde el punto de vista del ingenio y la innovación.

oficina-grande

Pop Up coworking

Es una iniciativa que tiene un carácter estacional, es decir, es una idea que tiene principio y final. La esencia sigue siendo la misma, sin embargo, la característica temporal aporta un nuevo matiz a este tipo de zona de creación, colaboración y talento que los protagonistas pueden disfrutar durante un ciclo específico de tiempo y con un objetivo también predeterminado.

Por tanto, cada tipo de espacio coworking tiene una motivación propia en su origen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *