Ventajas e inconvenientes del teletrabajo


El trabajo a distancia también conocido como teletrabajo cobra fuerza en tiempos de crisis y se perfila como la opción mejor valorada para fomentar la conciliación familiar y laboral. No hay un único modelo de teletrabajo, existen muchas formas de combinar un empleo con las obligaciones domésticas o la vida social. La idea de teletrabajo nace en estados Unidos en la decada de los sesenta con el objetivo principal de evitar desplazamientos en coche y, de esa forma, ahorrar energía. Actualmente, a parte del ahorro de combustible, el trabajo deslocalizado representa una nueva forma de organización de las empresas, los profesionales, las instituciones públicas, las familias…

Ventajas

Para el empleado

– Mayor flexibilidad del horario laboral para organizar sus horas de trabajo y adaptarlas a sus necesidades personales.

– Mayor autonomía, especialemnte para las personas con un carácter independiente y que les gusta asumir responsabilidades.

– Favorece la integración laboral de las personas con discapacidad.

– Ahorro económico. Se realizan menos desplazamientos, lo que supone un ahorro de tiempo y de dinero. Se tradoce en una mayor calidad de vida.

Para la empresa

– Incrementa la flexibilidad, tanto interna como externa, lo que permite captar y retener talento.

– Es una forma óptima y rentable de promocionar la conciliación.

– Se reduce el absentismo laboral.

– Reducción de los costes fijos de las empresas (menos espacio en las oficinas, ahorro de luz, energía, transportes, alquiler y equipamiento de oficina).

– Mayor productividad gracias a la implantación del trabajo por objetivos o por resultados.

– Proporciona a las empresas un acercamiento al cliente, dada la mejor capacidad de reacción, eficacia, calidad de servicio e imagen propia.

– Se reducen los problemas de convivencia entre empleados.

– Facilita la expansión geográfica.

Desventajas

Para el trabajador

– La falta de ambiente laboral puede resultar una desventaja: soledad, falta de apoyo y menor comunicación. Todo ello puede traducirse en una pérdida de motivación, valores de equip y ganas de trabajar.

– Disminuyen las prestaciones y protecciones sociales al trabajador, especialmente si tiene contrato de freelance.

– Genera un sentimiento de inseguridad laboral y social, junto con una sensación de desprotección ante el desamparo de una normativa especifica.

– Hay un temor a que su menor presencia en la empresa signifique una pérdida de oportunidades de promoción en la organización.

– Puede generar sedentarismo, ya que se realizan menos movimientos.

– Se tiende a convertirse en una persona individualista.

– El teletrabajo exige autodisciplina y organización, no todo el mundo tiene esa actitud imprescindible.

– Debe tener una formación continua en las Tecnologías de la Información y la Comunicación, especialmente en las herramientas que ofrece Internet para la comunicación empresarial.

– Riesgo de intromisión de las responsabilidades familiares en el trabajo.

Para la empresa

– El aislamiento del trabajador influye en su rendimiento, lo que puede significar un menor índice de productividad para la compañía.

– Se reducen los contactos personales, e incluso llegan a desaparecer, y dificulta la difusión de la cultura empresarial, lo que incide en la capacidad operativa de un grupo de trabajo.

– Se pueden crear conflictos derivados de la lealtad de los teletrabajadores como llevarse la cartera de clientes a la competencia.

1 comentario

  1. Respecto a las ventajas son buenas, para laborar en casa y en las desventajas con un bueno manejo con lo que respecta en cada concepto, para mi es manejable es cuestión de organización y criterios para tal fin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *