¿Para qué sirve el coaching financiero?

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El coaching muestra la relación de ayuda que se establece entre un coach y un coachee. El coaching es un entrenamiento basado en la consecución de objetivos que pueden estar centrados en diferente ámbito. El coaching tiene aplicación en diferentes áreas de la empresa como bien muestra el coaching ejecutivo, el coaching sistémico y también, el coaching financiero. Una modalidad que es menos conocida por algunas personas y que, sin embargo, puede ser de interés especial para cualquier emprendedor que quiere proteger sus finanzas. ¿Qué es el coaching financiero y para qué sirve?

Definición de coaching financiero

El coaching financiero es una rama que surge a partir del coaching personal y la función de éste es mejorar la relación que tienen con el dinero las personas de acuerdo a creencias de riqueza, abundancia y prosperidad económica. El coach financiero utiliza herramientas de coaching para guiar al cliente en la consecución de una meta económica. Por ejemplo, reducir los gastos en la empresa, aumentar el precio de un producto, ahorrar más dinero a final de mes, tener un sueldo mayor, mejorar la posición económica en el plazo de un año, revitalizar un negocio… Por ello, con la ayuda de un coach, cualquier emprendedor puede elaborar una planificación financiera que contenga los puntos principales del plan de acción para lograr el objetivo marcado.

El coaching financiero es un tipo de entrenamiento que unifica el coaching más la asesoría financiera. La parte de la asesoría financiera está centrada en la elaboración de presupuestos, revisión de proyectos o datos numéricos dependiendo del objetivo y de la fase del proceso de coaching.

El proceso de coaching financiero no debe de ser demasiado largo, lo más recomendable es que el ciclo quede cerrado en un trimestre en el que se pueden realizar entre 8 y 12 sesiones dependiendo de las necesidades del cliente y también, del tiempo de duración de cada sesión.

El coaching financiero también es una herramienta de introspección muy útil para que cualquier persona reflexione sobre aquellas creencias que tiene en relación con lo económico y haga cambios de acuerdo a su éxito económico. El coaching financiero es una herramienta útil para que el coachee pueda tener conocimiento sobre las actitudes del cliente, tenga un conocimiento sobre economía y sea autónomo en la toma de decisiones de este ámbito, tener información suficiente antes de realizar una inversión…

Las decisiones las toma el cliente

Como en todo proceso de coaching, las decisiones las toma el cliente que es quien tiene libertad absoluta para decidir los pasos que quiere dar de acuerdo al objetivo de optimizar sus finanzas personales y mejorar también su calidad de vida. La relación que se establece entre un coach y un coachee está basada en la confianza. Uno de los primeros pasos para mejorar la calidad de vida es ajustar el nivel de gastos al nivel de ingresos que genera un negocio porque una de las premisas fundamentales del coaching financiero es que el objetivo no siempre es ganar más dinero sino gestionar mejor los recursos alcanzados.

Pasos de un plan de coaching financiero

En primer lugar, es fundamental realizar un análisis del punto de partida actual, concretar cuál es el punto de llegada y trazar un plan de acción para recorrer esa distancia. La flexibilidad también es una premisa básica para adaptar el plan de acción a las circunstancias concretas de la realidad.

Como bien recuerda Séneca: “No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas”. Es decir, la verdadera dificultad está en la mente y no en la realidad. Por ello, el coaching financiero ayuda a modificar las creencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *