7 razones para creer en ti y en tu capacidad para emprender

profesional-trabaja-en-negocio
Existen diferentes frenos que pueden convertirse en un obstáculo en el proceso de emprendimiento. Algunos de esos límites, en ocasiones, son internos. Es decir, el sujeto experimenta el efecto de las dudas, la indecisión y la incertidumbre a partir de la falta de confianza en uno mismo. Por ello, además de profundizar en una idea de negocio y tomar decisiones efectivas en torno al proyecto, existen disciplinas como el coaching, la psicología o el mentoring que pueden ser muy positivas para emprendedores, empresarios y autónomos.

Es decir, el autodescubrimiento y la introspección se alinean directamente con la experiencia del emprendimiento. En Empresariados te damos seis razones para creer en ti y en tu capacidad para emprender.

1. Ya has emprendido en otros ámbitos de tu vida

Evidentemente, un negocio tiene una esencia particular. Sin embargo, ya has puesto en práctica algunas habilidades de emprendimiento cuando has tomado la iniciativa para impulsar diferentes procesos en otras áreas de la existencia. Esa experiencia previa puede servirte ahora para dar un paso tan decisivo.

mujer-emprendedora-en-el-trabajo

2. Tienes capacidad para seguir aprendiendo

Emprender un negocio no supone tener un perfecto dominio de todas las esferas que lo componen. Sencillamente, puedes concentrarte en tu capacidad para seguir aprendiendo, salir de la zona de confort, sumar competencias y desarrollar otras habilidades. Es positivo que seas consciente de tus limitaciones actuales o del desconocimiento que tienes respecto a diversas cuestiones (aquellas que consideras más relevantes en relación con el emprendimiento). Sin embargo, si te fijas en tu potencial, alimentas tu autoconfianza.

3. Puedes formar un equipo o recibir asesoramiento especializado

El proceso de emprendimiento puede producir cierto vértigo cuando se analiza desde la responsabilidad, la exigencia y la soledad. Sin embargo, a tu propio talento puedes sumar el valor de la colaboración con un equipo cualificado y preparado. Del mismo modo, tienes la posibilidad de consultar el asesoramiento especializado para tomar decisiones en diferentes áreas del proyecto: finanzas, recursos humanos, contabilidad, marketing, planificación…

mujer-emprende-en-sector-de-la-moda

4. El proceso es parte del aprendizaje

Cuando alguien pretende encontrar todas las respuestas sobre el emprendimiento, antes de haber dado el primer paso para emprender, puede bloquearse. El proceso, al igual que en otros muchos ámbitos de la vida, forma parte del aprendizaje. Por este motivo, es recomendable avanzar para tener una visión más realista de lo que implica aceptar el reto de gestionar un proyecto. El proceso es parte del aprendizaje y tú puedes protagonizar ese plan de acción.

profesional-con-ordenador-en-el-despacho

5. Si el resultado no es el esperado, podrás afrontarlo

A veces, surge el miedo al fracaso y este llega a bloquear la iniciativa dentro del proceso creativo. Es un temor que anticipa un escenario que puede producirse, pero también hay otras alternativas diferentes. Ten en cuenta que, si finalmente el resultado no es el esperado en un primer momento, tendrás la capacidad de afrontarlo (y podrás pedir ayuda para gestionar la situación).

profesional-con-ordenador-en-el-trabajo

6. A través de la introspección puedes potenciar tu mentalidad de crecimiento

Hay muchas variables externas que influyen en el contexto del emprendimiento. Esos aspectos, en ocasiones, parecen más visibles que otras cuestiones que son inherentes al propio emprendedor.

Sin embargo, si aplicas la inteligencia emocional, la introspección y el autodescubrimiento, puedes alimentar una mentalidad de crecimiento que es decisiva en el ámbito de los negocios. Es decir, es esencial que te fijes en las oportunidades que tienes ante ti (y en tus propias fortalezas profesionales).

joven-profesional-con-ordenador

7. Tu talento es único (no tienes que compararte con los demás)

Si quieres montar un negocio, es probable que admires la capacidad para emprender en otras personas. Pero, no tienes que compararte con nadie más, sino centrarte en tus propias posibilidades para triunfar.

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *