Coaching personal: cuatro consejos para tu desarrollo profesional


Ver la carrera laboral con una perspectiva de futuro implica entender que no tienes que tener prisa en tanto que la vida es larga y te dará muchas oportunidades. Pero para que esas oportunidades vayan llegando también es indispensable que tú vayas sembrando. De lo contrario, es imposible obtener frutos positivos a largo plazo. Intenta que haya coherencia en tus acciones: en primer lugar, ten claro dónde quieres llegar y también, analiza cuál es tu punto de partida. Sé una persona coherente: orienta tu formación al marco profesional al que te quieres dirigir, sé una persona seria en el trabajo, comprométete con lo que haces, aprende de los demás…

Por otra parte, tener un buen desarrollo profesional también implica asumir que en la vida siempre que se toma una decisión se asume un riesgo. Por ello, una vez que ya has tomado una opción, evita torturarte con la duda de saber qué hubiese pasado en caso de tomar otro camino. Por ejemplo, puede que en algún momento dejaras de trabajar en una empresa para montar tu propio negocio. En ese caso, no gastes energía en pensar en lo que pudo ser, y centra toda energía creativa en tu presente.

Dentro del desarrollo profesional de un ser humano también es muy importante tener una preparación emocional para saber disfrutar del éxito y a su vez, para aprender de los errores. Cada persona entiende por éxito algo diferente, pero en esencia, no hay mayor éxito que poder trabajar en algo que te guste, porque en ese caso, el trabajo se convierte en un placer. Para finalizar, intenta poner en práctica tus relaciones sociales para tener una red de contactos con las que poder compartir tu propio aprendizaje, tus dudas e inquietudes. Antes de iniciar un proceso de cambio, esfuérzate por ser la mejor versión de ti mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *