Cómo hablar en público


Una de las partes más importantes de una empresa es sin duda la de comunicación. Una empresa debe ser social y saber comunicar el mensaje para lograr sus objetivos comerciales. Para ello el discurso es fundamental. Conviértete en un orador de éxito para poder llegar a más personas. Es cierto que hablar en público no es nada sencillo, a todo el mundo le cuesta, requiere práctica y buenas dotes de comunicación. Además, es necesario planificar el discurso para desarrollarlo bien, de una forma ordenada y clara.

Lo primordial es conocer en profundidad el tema sobre el que vas a hablar. Por lo tanto es necesario, realizar un trabajo de información o documentación previo a la exposición. Puedes consultar por Internet, bibliotecas, hemerotecas, hacer entrevistas o cualquier cosa que creas que puedes encontrar información útil. Al dominar la temática sobre la que vas a hablar, conseguirás estar preparado para afrontar cualquier cosa que debas improvisar.

Para preparar el discurso puedes comenzar haciendo un esquema de los puntos que quieras tratar. Es una técnica muy efectiva ya que potencia la asociación de ideas. Así tendrás ya todos los conceptos están relacionados entre sí y que resulta muy fácil estructurarlos. A partir de entonces podrás escribir tu discurso. No olvides que antes de empezar lo importante, deberás presentarte e introducir el tema sobre el que vas a hablar.

Tampoco es bueno leerlo directamente el discurso de un papel sin levantar la mirada ni un solo momento. Tampoco es necesario que memorices todo lo que vayas a decir, porque al haber estado trabajando el tema con anterioridad probablemente te acuerdes perfectamente de todos los puntos que debes exponer. Si eres capaza de hacer esto, el resto no tiene más. De todas formas, si quieres puedes apuntarte algún punto de especial importancia en un papel para que no se te olvide. Otra forma de tener un buen guión sobre el discurso es poner directamente el esquema en una diapositiva en Power Point.

Una vez empieces tu discurso, el éxito dependerá de tu habilidad a la hora de ganarte al público. Para conseguir eso, debes mantener a la gente concentrada en lo que dices, procurando que les resulte de interés. No uses un tono constante porque así solamente lograrás aburrir a tu audiencia. Usa un tono distendido, directo, puedes incluso gastar alguna broma, contar anécdotas o lanzar preguntas al público para que se sientan participes del tema que estás tratando.

Finalmente, cuida tu presencia. Si el discurso es con unos clientes, vístete con un traje. Si por el contrario se trata de una charla informal, ponte unos vaqueros y una camisa. Asegúrate de acompañar lo que dices con gestos y movimientos, no te quedes quieto y vocaliza para que se te entienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *