Cómo montar un gimnasio


Hoy día, la belleza estética y la forma física se valora mucho, por ello, los gimnasios se han convertido en un negocio en alza. ¿Qué pasos puedes seguir para montar un negocio de estas características?

En primer lugar, buscar el mejor lugar para montarlo. Cuantos menos gimnasios haya en la zona mejor, ya que en ese caso, los clientes encontrarán un servicio diferente gracias a tu empresa. Por otra parte, conviene contar con la ayuda de una persona que ya sea experta en este sector para comprar todo el material deportivo. En caso de no conocer a nadie puedes informarte previamente en las asociaciones de gimnasios.

Por otro lado, conviene precisar que no sólo es posible comprar la maquinaria sino que también es posible alquilarla. En general, un gimnasio común contiene una sauna, una sala con aparatos cardio, una sala con aparatos de musculación y diferentes salas en las que los monitores imparten los cursos de moda: yoga o aerobic. Por otra parte, los monitores tienen una doble función en el gimnasio ya que no sólo se encargan de orientar a los alumnos en sus ejercicios sino que también, ejercen como relaciones públicas a la hora de dar una buena imagen de la empresa y poder atraer nuevos clientes al negocio. El público de los gimnasios está formado por personas que tienen entre 16 y 35 años de edad.

Por otra parte, en relación con el equipo humano también se debe contar con un recepcionista que atienda las llamadas y se encargue de informar sobre los trámites pertinentes a todos los interesados que quieran hacer deporte en ese gimnasio. En algunos casos, para atraer un dinero extra, también es posible vender ropa deportiva. Por otro lado, para tener un buen nivel de éxito también es positivo abrir en fin de semana para ofrecer más facilidades a los clientes.

En relación con los trámites legales el empresario debe contar con la licencia de actividades e instalaciones. Del mismo modo, también se debe de tramitar la solicitud CIF y darse de alta en IAE. El local debe de contar con un libro de visitas. El personal mínimo para sacar adelante el trabajo puede constar de ocho personas: 5 monitores, un masajista, el recepcionista y la persona encargada de la limpieza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *