Cómo motivar a los empleados


El papel del jefe es fundamental en toda empresa. Y, sobre todo, en áreas específicas como la integración de los trabajadores en el entorno de trabajo para que no haya problemas, se pueda optimizar la labor que se realiza y se haga una adecuada gestión del personal.

Un objetivo que todo jefe debe llevar a cabo basándose en dos pilares estratégicos fundamentalmente como son la motivación y la implicación. Dos elementos que, además, no tienen por qué suponer un coste económico.

Cómo conseguirlo

Para conseguir este fin, el jefe debe ser el encargado de motivar a la plantilla para que todos los empleados trabajen. Además, hay que tener presente que cuando los trabajadores están motivados rinden más, pero también mejor, lo que redunda en beneficio de la empresa.

Es importante también que el jefe se implique en la labor que realizan los trabajadores para conocer cualquier problema que pueda haber o apoyarles en los momentos en los que sea necesario. Es totalmente fundamental que se les dedique tiempo a los empleados.

Aparte, el jefe debe ser agradecido y cuidar el ambiente de trabajo porque, si hay malas relaciones o se respira tensión en el aire, se dificulta el desarrollo de la actividad y baja el rendimiento de los empleados.

Igualmente es conveniente que los trabajadores cuenten con una cierta autonomía y asuman cierta responsabilidad, siendo preciso que el jefe establezca una cierta alianza con cada empleado.

También es clave que el jefe facilite información sobre la empresa para que los trabajadores puedan saber y conocer qué pueden o no esperar, los objetivos a conseguir, los planes de crecimiento o expansión…, ya que por ejemplo datos sobre una positiva evolución contribuye también a motivar al empleado. Y, por supuesto, no hay nada como celebrar los éxitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *