Cómo superar el pánico escénico

Share on Facebook1Tweet about this on Twitter1Share on Google+1

panico
El pánico escénico es una situación que puede condicionar nuestra vida profesional cuando hemos vivido una situación incómoda en alguna exposición en público que ha creado un precedente negativo de comunicación. Sin embargo, si has vivido alguna situación de este tipo, intenta observar esta experiencia en su parte positiva: te ha dado nuevos recursos para afrontar nuevas situaciones.

Existen todo tipo de personas. Y esta es la primera premisa que alguien tiene que considerar cuando imparte una charla. Ya que en cualquier lugar, también en la oficina es posible coincidir con personas que tienen un carácter más complicado. Hoy en día está muy de moda el término actitudes tóxicas.

Superar este bloqueo emocional

El pánico escénico es un bloqueo que lograrás superar a partir de tu propia experiencia y también liberando el peso que tal vez te pones a ti mismo. Es imposible gustar a todo el mundo. Igualmente, no hagas propios los comentarios de personas que muestran críticas destructivas. No dejes que ese tipo de energía negativa te contamine a ti porque en realidad define a quien ha expresado ese mensaje.

Puede ocurrir en un congreso en el que intervienen diferentes ponentes que aquellos que exponen al final encuentren a un público cansado y con menor predisposición hacia la escucha. Intenta observar esta circunstancia como algo normal ya que la mente tiene una capacidad de concentración limitada.

Evita el perfeccionismo

Generalmente, las personas más perfeccionistas son las más exigentes consigo mismas. Pero esta autoexigencia puede generar un gran sufrimiento al caer en un deseo inalcanzable de superación continua. Cualquier experiencia profesional vinculada con una exposición en público es totalmente diferente de la anterior o la posterior. Encontrar un público receptivo a la escucha es algo que no depende solo de ti. Por tanto, intenta enfocar tu exposición en público en aquello que sí puedes controlar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *