Consejos para un puesto de trabajo más ergonómico

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Las personas que trabajan en oficinas y de forma habitual con ordenadores suelen ser más propensas a padecer más dolores de espalda, cabeza, brazos y muñecas que otras personas que no realizan este tipo de actividad. Y es que pasar muchas horas delante de la pantalla del ordenador no es favorable porque se tiende a adoptar malas posturas y malos hábitos que, muchas veces, se ven favorecidos porque no hay una buena disposición en el escritorio.

Y es que en estos casos el espacio que se tiene, la distribución de cada elemento y las posturas que se adoptan son vitales. Además, muchas veces corregir las deficiencias no es complicado y basta con hacer tan sólo algunos gestos y dar una serie de pasos.

De esta manera, dentro de la ergonomía física es fundamental tener correctamente ubicados el ordenador y todos sus periféricos. La pantalla del ordenador debe estar a unos 75-80 centímetros de los ojos, teniendo que situarlo ligeramente hacia arriba. No es conveniente que esté situado justo delante, siendo más adecuado que se coloque un poco más abajo. Para ello, una buena pauta a seguir es que su borde superior coincida con la altura de los ojos.

Referente a los periféricos, especialmente importante es la colocación del teclado. Este dispositivo tiene que estar situado de forma paralela al suelo, para que los antebrazos y brazos puedan formar un ángulo recto de 90 grados. Asimismo, es importante que los antebrazos, muñecas y manos estén en línea recta y que los codos estén pegados al cuerpo.

Y otro punto clave es la silla. En este caso, debe ser cómoda y debe permitir que la persona esté recta y con la zona lumbar apoyada. Además, otro dato a tener en cuenta es que los muslos deben quedar paralelos al suelo y que los pies se apoyen adecuadamente en el suelo en el caso de que no se disponga de reposapiés.

Son consejos sencillos que, siempre que se pueda, se deben poner en práctica y que se traducen en un menor malestar sobre todo cuando la jornada es de ocho horas o más delante del ordenador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *