¿Cuál es el perfil ideal de un emprendedor?


Sobre las cualidades que debe tener un emprendedor mucho se habla. Pero no hay un perfil claro porque hay varios factores que influyen a la hora de emprender. Sin embargo, sí puede hablarse de unas actitudes que son necesarias. Son unas características que conviene conocer para hacer una reflexión y que la persona pueda ser consciente de sus puntos fuertes y débiles.

No obstante, si se quiere crear una empresa o bien trabajar por cuenta propia y no se tienen esas características, no hay que desperar porque hay soluciones para solventar las carencias.

Actitudes y aptitudes

Un emprendedor tiene que tener una determinada personalidad, además de contar con habilidades, capacidades psíquicas o intelectuales y, por supuesto, formación y experiencia previa.

Dentro de las aptitudes y actitudes que están relacionadas con el emprendimiento se hallan la ilusión, que tiene que estar a prueba de todas las dificultades, así como iniciativa y decisión.

También debe ser capaz de asumir riesgos y de tener mucha confianza en sí mismo y que no le falten ciertas dosis de optimismo, pero sin perder de vista la realidad porque no es bueno emprender basándose en situaciones irreales.

La creatividad debe ser otro de sus puntos fuertes, al igual que la adaptación a los cambios y el liderazgo, siendo esta última clave, sobre todo, si se van a tener empleados a su cargo.

Y, al mismo tiempo, el emprendedor tiene que ser capaz de combinar el hecho de ser una persona activa y de querer aprender con la paciencia. Fundamental asimismo es tener habilidades sociales y organizativas y de coordinación.

Aptitudes negociadoras

Aparte, el emprendedor debe tener otros rasgos como competitividad, capacidad de trabajo, resistencia física, formación y experiencia previa en empleos anteriores que estén relacionados con el área de actividad y, mejor, si se tiene también alguna experiencia empresarial ya sea cercana o de forma directa.

Y aún hay más porque es conveniente que posea un conocimiento global de una empresa y del desempeño de tareas en sus diferentes áreas. Dentro de la formación, es importante la específica para la gestión y puesta en marcha de la iniciativa empresarial y la de tipo técnico, directiva o del sector de actividad en el que se englobe la empresa.

Soluciones

En el caso de no cumplir todos esos requisitos, hay soluciones a través de diferentes vías que tienen el hilo común de la formación. De esta manera, el emprendedor puede corregir sus deficiencias con acciones formativas en habilidades emprendedoras, en gestión empresarial, para adquirir o ampliar los conocimientos técnicos ya adquiridos o para crear un equipo multidisciplinar o polivalente.

2 comentarios

  1. podrían absolverme de esta pregunta?

    Elaborar un perfil de competencias del empresario peruano debiendo sustentar cada competencia (10)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *