Cuatro palabras prohibidas en una entrevista de trabajo

palabras-prohibidas-entrevista-de-trabajo
El lenguaje es muy importante en una entrevista de trabajo como valor de comunicación entre el seleccionador y el candidato. El candidato debe moverse en este tipo de circunstancia siendo consciente de que se mueve en un contexto profesional pero eso no debe llevar al error de abusar de conceptos que pueden llegar a resultar muy poco naturales en una conversación. ¿Qué conceptos es mejor evitar, utilizando otros sinónimos de uso más frecuente?

Zona de confort

Este término procedente del coaching se utiliza de un modo excesivo actualmente. Sin embargo, en una conversación coloquial no resulta tan natural expresar una idea acompañada de este término. Por tanto, intenta encontrar tus propias palabras para expresar ese mensaje porque el abuso del término “zona de confort” puede llegar a proyectar la imagen de un discurso mecánico.

Soy proactivo

Este tipo de concepto que también es muy utilizado actualmente, no proyecta la naturalidad de una conversación interpersonal. Es decir, para hablar de ti mismo, busca objetivos más concretos que destaquen tus cualidades personales de un modo más preciso.

Tengo defectos

No necesitas expresar este mensaje porque el seleccionador ya parte de la premisa de saber que como ser humano tienes virtudes y defectos. Sin embargo, si tú te esfuerzas por hacer que tus carencias sean todavía más visibles, entonces, estás mostrando no tus defectos sino tu actitud negativa en la entrevista de trabajo.

Etcétera

Este término resulta un tanto vacío en una conversación, es decir, no expresa todo lo que tal vez tú sí quieres manifestar. De este modo, el interlocur se queda con la sensación de un mensaje que contiene ruido.

exceso-de-yo

Yo

No abuses del uso de la primera persona porque el término yo se deduce del contexto de una oración gracias al tiempo verbal. Si recurres de modo excesivo a la expresión del yo, esta palabra breve pero con mucha fuerza emocional, proyecta imagen de ego, vanidad e individualismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *