Enemigos de la organización del tiempo


El tiempo es oro, y todavía más, en el mundo de la empresa donde se valoran a los trabajadores que rinden al máximo, y no desperdician su jornada en otras cosas. Sin embargo, a la hora de trabajar en armonía y tener un ritmo adecuado en el trabajo, está claro que existen varios enemigos que pueden volverse en tu contra.

El primero es no establecer un orden de prioridades. Está claro que debes establecer una jerarquía en tus objetivos. Por otra parte, tampoco puedes poner la misma carga emocional en todo aquello que haces. De lo contrario, puedes desgastarte. Es importante que te impliques al máximo con los asuntos más vitales, pero también, debes relajarte un poco más en aquello que no es tan prioritario. De este modo, para organizar el tiempo, cualquier persona debe aprender a delegar. Está claro que este privilegio no está al alcance de cualquiera. Ya que para poder delegar debes tener también, la competencia de poder hacerlo al tener subordinados en tu empresa.

Por otra parte, para poder organizar bien tu tiempo, también debes sentirte bien físicamente. Por ello, debes cuidar de ti y de tu salud para hacer frente al desgaste y al cansancio. Duerme una media de ocho horas, disfruta de una alimentación saludable, realiza ejercicio físico…

En ocasiones, detrás de la falta de rendimiento adecuado en la oficina existen problemas de insomnio, acumulación de estrés o falta de motivación. Y es que, la sensación de desmotivación también crece por la falta de descanso correcto. Otro error frecuente es el de no marcarte objetivos. Es decir, trabajar sin metas concretas en el tiempo. Ponte una fecha límite para todos tus proyectos y cúmplela. Aprende a relativizar porque entonces, nunca nada te parecerá perfecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *