Entrena tu mente para una entrevista de trabajo


Sin duda, la mente humana es muy poderosa, te permite adelantarte incluso a los acontecimientos. Por ello, puedes utilizar tu mente a tu favor para hacer frente con éxito a una entrevista de trabajo.

En primer lugar, es bueno que te visualices en el escenario de acción. Por ello, en caso de que no conozcas el lugar exacto en el que está la empresa, unos días antes de la entrevista, acércate a explorar el terreno para saber dónde está y cómo es. Conforme mejor conoces los detalles también ganas en seguridad. Después, visualízate a ti mismo haciendo la entrevista. Imagina algunas de las preguntas habituales que se hacen en este tipo de pruebas: ¿Qué puedes aportar a la empresa?,¿Cuál es tu formación?,¿Cuáles son tus expectativas de sueldo? Imagínate a ti mismo respondiendo a todas las preguntas con seguridad.

Por otra parte, entrena tu nivel de concentración para conectar de forma directa con el ahora. En ese caso, céntrate únicamente en responder a las preguntas del interlocutor, pero evita extraer conclusiones de sus palabras. Ya habrá tiempo después de la entrevista, cuando estés en tu casa, de repasar lo sucedido y comentarlo con tus amigos. Sin embargo, tampoco esa actitud es del todo apropiada.

Una vez que ya has hecho una entrevista de trabajo, intenta dar carpetazo cuanto antes, para centrarte en nuevas metas. Cuanta más información tengas sobre este tipo de pruebas mejor, por ello, puedes tener una libreta dedicada a apuntar observaciones sobre tus entrevistas: preguntas habituales, proceso frecuente, errores que has cometido, lenguaje corporal… En una entrevista de trabajo, en medio de la crisis económica y la gran competencia, muchas personas se preparan más para el no que para el sí. Por ello, empieza a entrenar tu mente para recibir el éxito y siéntete cómodo en el triunfo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *