La importancia del buen rollo entre los empleados


Cuando una persona hace balance de su situación laboral tiene en cuenta diferentes aspectos: distancia que existe entre la empresa y la casa, el sueldo mensual, el tipo de actividad, la relación con el jefe, y por supuesto, la relación con el resto de compañeros. Tener buen rollo con los demás compañeros de trabajo es vital a nivel emocional porque cuando un trabajador está contento por formar parte de un equipo también se siente más seguro a nivel emocional, más respaldado por los demás y disfruta con aquello que hace.

Cómo crear buen rollo

Conviene adoptar una actitud activa para crear buen rollo en un equipo de trabajo. Existen personas que se colocan en un rol meramente pasivo y quedan a la espera de recibir feedbak.

El primer paso para recibir es sembrar. Para ello, sé un buen compañero, ofrece tu ayuda de una forma desinteresada, sé humilde, saluda a todos los compañeros, recuerda el nombre de las personas…

Cuida las formas

Tan importante es el fondo como la forma en las relaciones profesionales. Cuando se trabaja bajo presión puede haber instantes en los que un trabajador pierda las formas y grite. Conviene pedir disculpas lo antes posible y, lo más importante, conviene tomar conciencia de que nunca se debe gritar a nadie, ni ridiculizar la función de otra persona.

Humanizar el trabajo

Humanizar el trabajo permite dotar al entorno profesional de un clima más agradable. La empresa puede promover la formación constante en los empleados como una fórmula para que los trabajadores puedan conocerse en un contexto distinto además de seguir aprendiendo.

Del mismo modo, el afterwork también es una tendencia de ocio vinculada con el ámbito profesional que está en auge en las grandes ciudades. El día del cumpleaños, cada trabajador también puede llevar pastas para festejar el día en el momento del descanso con los demás compañeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *