Las claves para hacer un currículum multimedia


Hoy en día con la situación que atraviesa el mercado de trabajo no queda más remedio que hacer uso de la creatividad para llamar la atención del reclutador. Y, últimamente, esta captación está siendo más fácil a través de un currículum multimedia porque en él se puede innovar más que con el currículo tradicional en una hoja de papel.

Las posibilidades para hacer un currículum multimedia o en formato digital son varias porque, además, todo depende de la imaginación y creatividad de uno mismo, aunque cabe hablar de tres formas principalmente en las que luego el contenido ya es a elección del propio candidato.

Videocurrículum

El videocurrículum quizá sea el más conocido porque, además, últimamente se están poniendo en marcha muchas plataformas de empleo en las que permite que el candidato lo elabore y lo suba. Un auge que también se ve favorecido porque para muchas empresas este sistema es más rápido para hacer una primera selección, ya que pueden tener una visión más completa del candidato.

Su elaboración es sencilla desde el punto de vista técnico puesto que se basa en un vídeo que se graba y en el que se incluye una presentación de uno mismo y que se cuelga en Internet. Sobre el contenido, cada uno tiene que decidir cómo lo muestra y qué incluye, aunque hay datos que no deben faltar como una explicación de la experiencia y formación que se tenga, así como las expectativas laborales que se tienen. No hay que olvidarse de decir los datos de contacto e, incluso, si se puede es aconsejable escribirlos. La brevedad es muy importante puesto que no es conveniente que se sobrepasen los dos minutos porque la persona empieza a perder interés en lo que está viendo.

En la grabación es muy importante que se esté mirando a la cámara, además de hablar con una voz clara. Y, por supuesto, hay que tener cuidado con la ropa que se elige para parecer en el videocurrículum y que debe estar acorde con el fondo sobre el que se grabe y con la imagen que se quiere dar.


Otro paso que no hay que olvidar, en el caso de que no se suba a plataformas de empleo directamente, es enviar el enlace a las empresas en las que se esté interesado o a las ofertas laborales.

Web personal

Otra alternativa es tener una web personal a modo de currículum. Es un sistema que quizá está menos extendido, pero que permite mostrar el currículo, así como trabajos que se hayan realizado. Es muy importante trabajar el posicionamiento en buscadores para que las empresas puedan localizar fácilmente. El diseño es muy relevante puesto que debe ser atractivo, pero también práctico para que el contenido se vea rápidamente.

Blog

Algo más habitual que la web propia es tener un blog con el que también se puede mostrar el currículum y los trabajos que se hayan realizado, además de mostrar fotos, vídeos… Al igual que en la web, es importante darlo a conocerlo y difundirlo para que las empresas o reclutadores puedan encontrarlo y se pueda ser tenido en cuenta en los procesos de selección. Asimismo, el diseño sigue siendo muy importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *