Mamá, papá: yo de mayor quiero ser funcionaria

freelance
Carolina acaba de cumplir 12 años y empieza a plantearse muchas cosas. Una de ellas tiene que ver con el que será su trabajo, algo que ya empieza a vislumbrar gracias a lo que ve en su casa. Su madre es una emprendedora (qué bien suena, ¿verdad?), o mejor dicho una autónoma que tiene que trabajar muchas horas al día para poder llegar a fin de mes. Su padre, por su parte, es funcionario y no entiende de ajetreos.

Viendo a su madre y a su padre, no le ha costado mucho tener claro que cuando sea mayor se preparará para unas oposiciones y tendrá al Estado como pagador, lo cual es mucho más inteligente que trabajar para el Estado pagando impuestos y sin obtener nada a cambio.

Horario

Mamá tiene que trabajar entre 10 y 12 horas al día para poder sacar a flote su negocio. A diferencia de lo que piensan muchas personas, algunas de ellas en el Gobierno, lo declara absolutamente todo y no cobra nada en «B». No lo hace porque tiene una tienda online y todo deja un registro. De no ser así, y viendo cómo le están masacrando a impuestos, seguramente actuaría de otra forma y no se sentiría mal. Estaría recuperando parte de lo que le están quitando.

Papá trabaja menos de 8 horas al día y llega a casa muy relajado. No tiene la presión de sacar un negocio a flote, y tampoco tiene a un jefe que se desvive por una cuenta de resultados positiva. Total, si hay déficit ya lo pagarán las arcas del Estado, que con una deuda del 118% del PIB siempre hay hueco para un poco más.

Bajas

Mamá no ha faltado al trabajo ni un solo día. Tiene que luchar por su negocio y ha tenido que dejarse la piel incluso teniendo fiebre. Lo hace porque no hay nadie que vaya a hacer su trabajo por ella, y también porque es una miseria lo que le van a pagar si está de baja.

freelance
En el lado opuesto está papá, que aunque trabaja todos los días y falta muy pocas veces a su puesto de trabajo, conoce a varios compañeros que están cada dos por tres de baja. Total, como es casi imposible que los echen, algunos estiran la cuerda todo lo que pueden y más para reducir todavía más el calendario laboral. Cosas que un autónomo nunca haría y que en una empresa privada no te permitirían.

Días de vacaciones

Mamá no puede coger muchos días de vacaciones seguidos porque no puede descuidar su negocio. Además, al cabo del año tampoco puede hacer las vacaciones que hace cualquier asalariado o funcionario. En definitiva, tiene menos vacaciones y debe aprovechar al máximo los días de desconexión.

Papá no tiene ese problema. Tiene más días de vacaciones y también disfruta de varios días de libre disposición. Está tranquilo y deseando que lleguen las vacaciones, algo que en el caso de su hermano, que es profesor, se produce con bastante antelación. Su hermano disfruta de algo más de tres meses de vacaciones entre las de verano, las de invierno, Semana Santa y días sueltos por la gracia de Dios. Y mientras sigue cobrando. Increíble, ¿verdad? Es una de las opciones preferidas de Carolina, que es una niña muy inteligente.

Jubilación

Carolina también ha escuchado hablar a sus padres de la jubilación. Bueno, en realidad solo ha escuchado hablar a su madre, porque su padre tiene una buena jubilación garantizada como buen funcionario que es. Su madre, sin embargo, cobrará una miseria a menos que pague una desorbitada cuota de autónomos. Tendrá que decidirlo en función de si el Gobierno decide cambiar el sistema de cuotas de autónomos, que visto lo visto acabará con más del 50% de ellos de un plumazo.

llamando-por-telefono

Maternidad/paternidad

Cuando nació la hermana pequeña de Carolina, mamá tuvo que hacer malabares para poder cuidar de su hija mientras hacía todo lo posible por mantener su negocio con vida. Lo que le pagaban por baja de maternidad era sencillamente ridículo, una cantidad con la que no se puede vivir. Por ello, tuvo que optar por seguir facturando y poder cobrar un sueldo digno, todo ello a costa de no poder disfrutar de su maternidad. Papá, en cambio, disfruta de 4 meses de vacaciones cobrando incluso más que cuando trabaja, por eso de la exención del IRPF.

En fin, podríamos seguir con las dificultades que tiene mamá para pedir un préstamo y lo fácil que lo tiene papá para que se lo concedan incluso con una nómina inferior. Sin embargo, creo que es suficiente con todo lo que acabo de comentar y espero que sirva para que algún día cambien las cosas.

No creo que las condiciones de los funcionarios deban ser peores. Simplemente creo que las condiciones de los autónomos tienen que mejorar mucho. Solo han hecho que empeorar en los últimos años y está claro que da igual el partido político que gobierne. Siempre son los que pagan el pato y algún día eso debe revertirse. No todos los autónomos son Amancio Ortega. De hecho, hay muchos autónomos que son padres y madres de familia que trabajan muchas horas para poder vivir dignamente. Eso es algo que más de un político y más de una política debería conocer de primera mano para empezar a tener algo de sensibilidad con este colectivo. ¡Ah! Y que dejen de vender eso de que ser emprendedor es algo increíble, porque por culpa de eso hay muchas personas que se han arruinado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.