Manejo y prevención del estrés


Para prevenir el estrés es importante evitar hábitos nocivos como el tabaco o el abuso del alcohol, ya que ambos elementos, crean dependencia. Tampoco es adecuado comer en exceso, por tanto, haz cinco comidas al día basándote en la dieta mediterránea.

Por la noche, evita ver hasta tarde la televisión o estar frente al ordenador porque este hábito propicia el insomnio y dificulta el descanso. Dormir más de lo debido también puede ser causa de estrés, porque en ese caso, los días se reducen tanto que luego la persona tiene la sensación de no poder llegar a todo.

No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy

Una causa de estrés habitual es posponer cosas para mañana. Por ello, empieza a primera hora de la mañana haciendo aquellas cosas que más te cuesta llevar a cabo. No pongas excusas y trabaja en positivo. Reduce también el número de tareas en la lista de asuntos pendientes en el día a día. Asume que el tiempo es limitado por ello, no te cargues con más peso del necesario.

Consejos prácticos para decir adiós al estrés

Aprende a decir no y a poner límites a aquellos que te rodean. Es sano para ti y también para los demás porque las relaciones personales necesitan unos márgenes. Analiza el origen del estrés, porque si no buscas la causa, entonces, no podrás encontrar un remedio.

En la medida de tus posibilidades, evita el contacto con personas que te generan estrés. En el día a día, existen placeres que pueden reducir el estrés: un buen masaje, ir al cine para ver una comedia, un plan con amigos, pasear y respirar aire puro, escucha música tranquila, lee un buen libro, cuida las plantas, haz planes en la naturaleza… Habla de lo que sientes, no te lo guardes para ti, pero es mejor que hables del tema con alguien ajeno a la oficina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *