Motivaciones laborales más importantes que el sueldo


El sueldo es un elemento gratificante de un trabajo. De hecho, en plena crisis existen ofertas realmente humillantes y trabajos muy mal pagados. Sin embargo, existen personas que no logran mostrar todo su potencial en el entorno laboral, sencillamente, porque reducen su mundo y su visión de la empresa al sueldo que reciben a fin de mes.

Es imposible vivir ajeno al dinero en la sociedad actual. Sin embargo, hay valores mucho más elevados que están vinculados con el triunfo. En primer lugar, es esencial descubrir la vocación. Es decir, ir a la universidad para estudiar la carrera que uno quiere más allá de las supuestas salidas laborales que tenga dicha licenciatura.

Siempre existen más opciones de triunfar en aquello que a uno le gusta. Porque al final, como explica Victor Frankl, el trabajo también está bañado por el amor. Un amor basado en la creatividad y en esa motivación que mueve tu corazón. Es bueno tener sueños laborales para seguir creciendo.

Existe también la motivación de tener un empleo digno con el que poder sacar a la familia adelante. Este es el motor de muchos padres y madres con hijos. Pero también, es una suerte poder trabajar en una empresa con un buen ambiente de trabajo. Un punto que a nivel de bienestar es mucho más importante que el sueldo. Y es que, al final, el trabajo también es salud. Y si no que se lo pregunten a aquellos que viven en medio del estrés y la ansiedad.

Además, también existe la motivación que surge de uno mismo, de seguir apostando por la formación, estudiando y aprendiendo sin fin. Por otro lado, en plena crisis existe una motivación que muchas personas han perdido. Y es que, cualquier trabajador debería sentirse afortunado por el simple hecho de tener una ocasión positiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *