Peligros en la búsqueda de trabajo


Parece una contradicción que puedan existir peligros al buscar un trabajo. Sin embargo, dichos peligros aumentan todavía más en plena crisis económica porque muchas personas llevadas por la desesperación del desempleo no tienen tiempo de pararse a pensar. Sin embargo, antes de tomar un empleo también conviene reflexionar un segundo y alejarte a tiempo en caso de que sea una oportunidad que te va a suponer más problemas que ventajas.

En primer lugar, conviene explicar que la profesionalidad de una empresa se mide por su transparencia. Es decir, en una entrevista de trabajo te informarán de todos los puntos positivos de tu empleo, pero también, te dirán las posibles desventajas para que estés totalmente informado. Además, también sabrás el sueldo que ganarás por tu trabajo. En caso de que en algún momento te encuentres en una entrevista en la que parece que te están ofreciendo un chollo, entonces, desconfía porque un trabajo es eso: un empleo. Pero no una oferta que se vende al mejor cliente. Al revés, una empresa busca de una forma exigente a sus empleados.

Por otro lado, la seriedad de un proyecto empresarial también se mide por la capacidad de cumplir los plazos y seguir una organización. En caso de que alguna vez te digan en una entrevista de empleo que te llamarán a la semana siguiente, sin embargo, tardan tres semanas más en hacerlo, dedica un minuto a pensar cómo podría ser trabajar en una empresa en la que no se tiene palabra. Es verdad que a veces, esta tardanza puede tener una explicación lógica y justificada pero en otros casos, dicha actitud da una mala imagen.

Otro peligro que a veces surge por la actitud inadecuada del propio candidato al puesto laboral es la que brota de la mentira. Es decir, ante el deseo de acceder al puesto de trabajo algunas personas mienten en su currículum. Pero pronto se sabe la verdad y surge la ansiedad. Por ello, nunca digas que tienes un nivel de inglés alto, por ejemplo, si tu nivel es bajo o medio.

Por otro lado, encontrarte con un entrevistador que tiene malos modales y que te trata de una forma que te hace sentir mal, entonces, tampoco es un buen indicativo de profesionalidad en una empresa en la que estás a tiempo de trabajar o de no hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *