Preguntas que hacer y evitar en una entrevista de trabajo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


En toda entrevista que se realiza dentro de un proceso de selección es necesario que el candidato formule algunas preguntas porque es señal de un mayor interés e inquietud por el puesto vacante. Sin embargo, hay una serie de cuestiones que es importante evitar mientras que otras deben hacerse obligatoriamente. Y es que hay que tener cuidado porque la entrevista no es un juego de preguntas, aunque sí hay mucho ganar: un empleo.

Un motivo por el que hay que ser muy cauto y ser consciente de las preguntas que se deben efectuar en cada fase del proceso de selección, puesto que hay algunas que es mejor dejar para las entrevistas ya definitivas.

Preguntas a realizar

El candidato a um empleo puede aprovechar la entrevista de trabajo para realizar algunas preguntas que le permitan resolver dudas sobre el empleo o bien obtener más información sobre los requisitos o lo que se espera de la persona que ocupe la vacante.

En este sentido, es muy importante que se planteen cuestiones como las funciones que se deben realizar, saber si se va a tener equipo de trabajo o no y las posibilidades de desarrollo dentro de la empresa.


Buenas preguntas son también todas las relacionadas con la cultura corporativa o la política de RSC de la empresa, así como sobre sus planes de expansión y todas aquellas que estén relacionadas con la compañía.

Preguntas a evitar

Dentro de las preguntas que conviene evitar se encuentran todas aquellas que estén dirigidas directamente al entrevistador para conocer cuál es su salario o si está a gusto en la compañía. Tampoco es adecuado preguntar sobre sucesos laborales o conflictos en el trabajo o que pueden estar afectando a la empresa en ese momento.

Igualmente es importante no hacer preguntas para saber si se tienen posibilidades o no ser el candidato elegido para optar al empleo, salvo que el proceso de elección esté avanzado. En este caso, no obstante, hay que ser muy cauto sobre la forma de plantear la cuestión para que no juegue en contra. Una opción que no puede perjudicar es preguntar, por ejemplo, si hay muchos candidatos ya dentro del proceso de selección.

Y, por supuesto, no hay que preguntar sobre datos o informaciones que el entrevistado haya ya contado durante la entrevista porque esto es una señal de que no se está prestando la adecuada atención.

Cuestiones según el proceso

También hay una serie de preguntas que se pueden formular, aunque todo depende de la fase en la que se encuentre el proceso de selección. Por ejemplo, todos los temas de salario, contrato, vacaciones… deben hacerse cuando la selección esté avanzada y siempre que ninguno de los entrevistadores anteriores haya abordado ese tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *