Cómo salir de tu zona de confort en el trabajo

Share on Facebook13Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Cuando una persona lleva mucho tiempo trabajando en una misma empresa puede que llegue un punto en el que tenga la sensación de estar estancada en aquello que hace. Sin embargo, la comodidad que se siente al estar en un lugar seguro, cómodo y conocido, actúa como un colchón en el que muchos trabajadores quedan adormecidos. Cuantas más veces salgas de tu zona de confort, más vas a aprender y más lejos vas a llegar en el plano laboral.

Objetivos difíciles

Marcarte un objetivo difícil puede ayudarte a lograr una meta importante que sea un trampolín profesional en tu carrera. Los objetivos difíciles son aquellos que suponen esfuerzo pero te compensan porque eres consciente de que vale la pena luchar ya que los beneficios que luego vas a tener son todavía mayores.

Por ejemplo, una persona que en esta época de crisis, apuesta por estudiar una segunda carrera, tiene que hacer un gran esfuerzo y capacidad de renuncia en su día a día. Pero ese esfuerzo luego se verá equilibrado gracias a los frutos positivos de tener esa titulación.

Arriésgate

Salir de la zona de confort también supone tomar decisiones con cierto grado de inseguridad. Es imposible dar siempre un paso teniendo una certeza plena de que todo va a ir bien. En la vida laboral, también asumimos riesgos. Así sucede, por ejemplo, ante un cambio de empresa. Para evitar culparte por una decisión que tomaste en el pasado analiza la situación siendo consciente de que tú hiciste las cosas lo mejor que supiste en su momento.

Un proceso de coaching

Un proceso de coaching puede ser muy fructífero para evolucionar en el terreno laboral ya que aquel que asume el compromiso de un proceso de cambio tiene la actitud adecuada para salir de la zona de confort y explorar nuevos caminos.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *