6 dificultades de los dueños de las tiendas de barrio

tienda-de-flores
Muchas tiendas de barrio están gestionadas por autónomos que emprendieron en este contexto de proximidad. ¿Cuáles son las dificultades que enfrentan cada día desde su posición?

Dificultades para contratar personal

Muchos negocios de barrio no tienen la proyección suficiente como para incrementar la contratación de personal de forma estable. Esto supone una carga de trabajo importante para el dueño de la tienda que se ocupa de todos los detalles de manera autónoma.

Periodo de vacaciones

El descanso es una fuente de bienestar, sin embargo, desde la perspectiva del autónomo la preocupación de cerrar el negocio durante muchos días está acompañada por el temor de que tras ese periodo de ausencia sea difícil retomar la rutina habitual con los clientes de siempre, puesto que la competencia en muchos sectores es muy dura. Por ejemplo, negocios marcados por el consumo diario: panaderías, cafeterías, tiendas de periódicos y revistas…

Competencia de las grandes superficies

Para el autónomo de un pequeño negocio es difícil hacer frente al imperio de las grandes superficies que despiertan el interés de muchas personas que integran esta forma de consumo y de ocio en su estilo de vida.

Transformación digital

Los recursos humanos y el presupuesto son limitados en una tienda de barrio. Por ello, cuando surge la necesidad de hacer cambios, el dueño del local experimenta el estrés de ser el centro de todos los procesos inherentes al comercio. Actualmente, una de las dificultades de los pequeños negocios es aplicar la transformación digital.

Cotización

Muchos autónomos desearían incrementar su cotización, sin embargo, no pueden aplicar esta medida de forma realista por un criterio financiero objetivo dado el nivel de gastos que tiene la tienda y su relación con el nivel de ingresos. Esta dificultad trasciende al presente de la persona y afecta de forma directa a su futuro.

calles-de-paris

Estrés negativo

De todo lo dicho se deduce que para un autónomo que gestiona una tienda de barrio es difícil no estar sometido a una carga de estrés ante el alto número de tareas que no puede delegar en nadie más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *