Aplicaciones del coaching sistémico en la empresa


El coaching sistémico está dando muy buenos resultados dentro del mundo de la empresa. Se trata de una disciplina que ayuda al trabajador a darse cuenta de cómo funciona todo el sistema y también, de cómo se posiciona él en el mismo. En general, muchos de los problemas que se arrastran en el plano laboral, son problemas de posición. Por ello, una vez que el coachee toma conciencia de ello, cuenta con nuevas competencias para posicionarse mucho mejor en su día a día en el trabajo.

Ningún coachee puede abstraerse del sistema del que forma parte, todo lo contrario, la parte y el todo interactúan continuamente. En la medida en que encuentras la mejor posición para ti dentro de la empresa, también estás ayudando al funcionamiento general del proyecto. Sin duda, un sistema está en constante movimiento, es decir, en el mundo de la empresa existen cambios que afectan de una forma general a todos: por ejemplo, despidos, nuevas incorporaciones, un ascenso, un cambio de puesto…

Muchos trabajadores tienen un asunto que les afecta mucho en su empresa: por ejemplo, una mala relación con un compañero. En la mayoría de las ocasiones, el deseo de aparcar ese problema es inmenso, ignorarlo, pensando que así, se resolverá solo. Sin embargo, en la medida en que se rechaza algo cobra mucha más fuerza, es decir, ejerce más influencia sobre ti. Por ello, el coaching sistémico también te ayuda a tomar conciencia de tus limitaciones para poder afrontarlas de verdad en la rutina diaria.

El sistema como tal, siempre busca el equilibrio ya que de este modo, el grupo funciona mejor. Por ello, el coaching sistémico también sirve como medio para recuperar la armonía perdida en algún momento del camino. Por supuesto, la toma de conciencia de una situación también te permite tomar decisiones. Por ejemplo, marcharte de esa empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *