Causas externas e internas del absentismo emocional en la empresa

oficina-de-trabajo
Uno de los riesgos del absentismo es analizarlo de una manera cuantitativa cuando, en realidad, este asunto de recursos humanos tiene un trasfondo psicológico que incrementa la complejidad en su tratamiento. El absentismo emocional es uno de los más frecuentes y, sin embargo, no significa una ausencia literal del trabajador en la empresa que, de hecho, ha llegado con puntualidad a la oficina. Está situado en su puesto de siempre, sin embargo, su motivación se encuentra a años luz de ese lugar. ¿Y cuáles son los factores que propician esta situación? Los factores pueden ser internos al propio empleado o también externos.

Factores internos al propio trabajador

1. Realización de un trabajo que no aporta disfrute personal y se percibe como una propuesta que está lejos de cumplir las expectativas del ideal deseado. Cuando esta situación se prolonga durante mucho tiempo, si el profesional no pone el foco en algo positivo de esa oportunidad, corre el riesgo de frustrarse por la falta de sentido que siente ante lo que le está pasando.

2. Falta de iniciativa. Puede ocurrir que el trabajador que se haya quedado estancado en esa zona de confort en la que a pesar de no ser feliz siente que tiene la seguridad que le aporta ese trabajo con el que llega a final de mes. Esta falta de iniciativa también puede traducirse en la ausencia de disposición para compartir nuevas ideas en las reuniones de trabajo o en el buzón de sugerencias. La persona ha adoptado un rol de invisibilidad.

3. Estrés crónico. Convivir con altos niveles de estrés de manera recurrente, sin que exista un motivo razonado en relación con la causa, afecta a la creatividad, la iulsión y la concentración.

tres-personas-en-cafeteria

Factores externos al propio trabajador

1. Clima laboral pésimo. Así ocurre en aquellos espacios en los que la tensión emocional es constante por un entorno en el que las relaciones personales son totalmente negativas. Envidia, competitividad extrema, falta de comunicación o falta de liderazgo son algunos de los elementos que pueden darse.

2. Reducción en plantilla como consecuencia de despidos. Si una empresa atraviesa una situación de dificultad que ya es conocida por los propios trabajadores, ellos pueden experimentar el temor ante un despido hasta llegar a creer que, al margen de su esfuerzo, eso acabará pasando en algún momento.

3. Favoritismos en el equipo. Cuando el líder de un equipo hace estas distinciones coloca a los favoritos en un rol de protagonistas y a los demás en personajes secundarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *