Cinco cualidades del jefe egocéntrico


En ocasiones, un puesto de poder puede hacer que una persona sea muy egocéntrica. Por ello, quienes ascienden de empleados a jefes de forma rápida pueden perder pronto la perspectiva del trabajo en equipo. ¿Cuáles son las características del jefe egocéntrico?

En primer lugar, se cree único e irrepetible. Por tanto, tiene sentimiento de superioridad respecto de los demás, y lo que es peor, se cree indispensable. Este pensamiento solo causa sufrimiento a quien lo tiene porque en el mercado laboral, no hay nada seguro.
Por otra parte, un jefe egocéntrico es aquel que se pone en posición de la verdad, siempre quiere demostrar que tiene la razón. Por ello, no escucha como debe al resto de empleados, ni tampoco dialoga. No se permite aprender de los demás en tanto que él se considera un maestro para todos.

Suele ser una persona ambiciosa que no se conforma con nada. Siempre quiere más y más. Por tanto, no se relaja, ni disfruta de los logros alcanzados. Un jefe egocéntrico es aquel que pierde las formas con facilidad en una discusión y confunde la autoridad con el miedo. Por ello, muchas veces, resulta prepotente, tiene poca empatía a la hora de conectar con los demás y puede llegar a humillar o ridiculizar a las personas.

Este tipo de jefes viven con un síndrome de vanidad que no pueden manejar, quieren estar en todos los sitios, ser protagonistas en todos los eventos laborales. Esta actitud termina generando rechazo por parte de los demás. El amor propio es una cosa y otra muy distinta, el egocentrismo. Por ello, conviene tomar conciencia de que el ser humano puede cambiar su actitud cuando asume que no está en el camino adecuado. Existen actitudes como ésta que entorpecen las relaciones sociales entre el jefe y los empleados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *