Cinco errores en la planificación de la carrera profesional


El factor suerte juega un papel determinante en el éxito profesional. Claro que es necesario tener una buena formación, actitud activa, pensamiento positivo y mucho trabajo. Sin embargo, por una cuestión de estadística, existen profesionales de carreras muy demandadas que finalmente terminan trabajando en un ámbito distinto por falta de oportunidades. Existen errores frecuentes en la planificación del futuro profesional al inicio del camino laboral.

No seguir la vocación

Un debate eterno a la hora de elegir los estudios universitarios es el de si hay que optar por un camino vocacional o por otro que ofrezca más salidas de empleo. Son muchas las personas que renuncian a su vocación, valorando las posibilidades prácticas de un título. Tarde o temprano, esta decisión suele pesar mucho puesto que en muchos casos, se vive una doble frustración. La de no ser feliz con un empleo y la de no haber tenido muchas oportunidades de trabajo.

Hacer caso a los padres

Existen padres que lejos de respetar la libertad individual del joven estudiante que toma una de las decisiones más importantes de su vida con la elección de sus estudios, dan conejos y lecciones olvidando que ellos ya tuvieron su propia vida y ahora le ha llegado el momento de tener su oportunidad de decidir a su hijo. Existen hijos que terminan haciendo caso a sus padres por atender a la autoridad.

Las modas

Existen carreras que tienen más éxito o menos en función de la moda. Si cuando un área está de moda, todos los estudiantes se centran en esa rama, entonces, tarde o temprano se va a colapsar ese sector con profesionales que no tendrán oportunidades de empleo para todos.

Elegir el camino más fácil

Existen estudiantes que se cierran a la idea de hacer una carrera más difícil porque requiere más esfuerzo y dedicación. El esfuerzo que realizas en la universidad te prepara también para la dureza del mercado laboral y de la vida.

No cambiar de opinión

Existen personas que el primer año de universidad, se dan cuenta de que no disfrutan con lo que hacen. Sin embargo, no rectifican y siguen adelante con la decisión que tomaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *