Cómo crear una empresa de reformas


Con la crisis el sector de la construcción no atraviesa su mejor momento, aunque hay nichos de actividad en los que las empresas vinculadas a esta área de actividad pueden tener un importante hueco. Son las empresas de reformas que, en general, se están viendo menos afectadas por la crisis ante la necesidad de hacer reparaciones en el hogar por no poder cambiarse de vivienda y adquirir una más nueva. Su creación puede ser además una salida al desempleo.

Pero para que la iniciativa empresarial funcione es preciso que haya una mayor especialización y, sobre todo, disponer de personal formado y cualificado para evitar que la actividad de la empresa se relacione con términos como “chapuza” que suelen aplicarse con frecuencia a las reformas en el hogar.

Igualmente importante es contar con profesionales que puedan colaborar de forma puntual en una reforma concreta para poder ofrecer un servicio integral en la instalación que haya que reformar.

Primeros pasos

Y a la hora de crear una empresa de estas características lo primero que se necesita es una licencia de obras para el local, aparte de ser necesario disponer de una licencia de apertura, siendo fundamental disponer de todas las autorizaciones que se exigen para realizar esta actividad como la inscripción en el registro industrial de empresas de reformas, la licencia de vertidos y escombros o la inscripción en el registro de productores y gestores de residuos. Igualmente, se requiere que la empresa cuente con la licencia de actividad.

Aparte de estos requisitos, hay que seguir haciendo una serie de trámites adicionales como la inscripción en el Registro de Empresas Acreditadas y la contratación de un seguro de responsabilidad civil para dar cobertura a posibles daños a clientes o bien a terceros. Fundamental es asimismo disponer de una póliza para que cubra los posibles daños en instalaciones.

Otros documentos que deben tenerse para iniciar la actividad son los relativos a la cualificación profesional y otros específicos de acuerdo con la labor a realizar como el carné de instalador electricista autorizado, instalador autorizado de fontanería o de gas o de mantenedor y reparador de instalaciones de calefacción, climatización y agua caliente sanitaria, según proceda. Una vez ya se tienen todos los documentos y licencias, hay vía libre para empezar con la actividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *