Consejos para conservar tu empleo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


En la actualidad, muchas personas sufren estrés ante el futuro incierto que marca la crisis económica donde nadie sabe qué le depara el destino a nivel laboral. Sin embargo, vivir con esta angustia y esta incertidumbre causa unos niveles de estrés realmente, insospechados. Por ello, merece la pena aprender a vivir el día a día y centrar la atención en un punto que esté en tu control para no sentir que caes en el abismo emocional de estar en manos de la suerte. ¿Qué puedes hacer para conservar tu actual trabajo?

En primer lugar, poner tu atención en aquello que sí está en tus manos. Ser responsable y cumplir cada día con tu función de una forma positiva. Además, ten un comportamiento ético. Es decir, no gastes tu energía en criticar a terceros o en expandir rumores falsos sobre los demás. En plena crisis económica, cuando las cosas no van bien, las personas que de verdad tienen talento son las que se convierten en imprescindibles para las empresas. Por tanto, intenta potenciarte como trabajador siendo la mejor versión de ti mismo. Evoluciona, marca la diferencia, sigue formándote, propón tus ideas, ten iniciativa…

Y también, adelántate a los cambios. Si realmente, piensas que existen opciones de despido en tu empresa, en vez de dar vueltas a ese problema, intenta buscar soluciones prácticas. Por ejemplo, puedes estudiar otra carrera que te abra puertas en un futuro próximo. Cada vez existen más opciones de estudiar desde casa y compatibilizar esta función con el trabajo. Además, también puedes pensar en montar tu propio negocio. Seguro que tienes ideas importantes que llevar a la práctica, pero puede que lo único que te frene sea el miedo.
A la hora conservar y mantener tu actual trabajo intenta pensártelo muy bien antes de dejar tu actual empleo aunque recibas otra propuesta. Valora muy bien las consecuencias de tus decisiones.

No intentes abarcar algo que está fuera de tu control. Es decir, tú no entras en las decisiones de tu empresa, por tanto, símplemente, centra tu energía en aquello que tú puedes poner de tu parte. Así serás más feliz a nivel emocional. Si finalmente, se produce el inevitable despido, piensa en positivo, sé proactivo y sigue luchando por tener un futuro mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *