¿Cuándo se rompe el principio de la buena fe contractual?

Share on Facebook1Tweet about this on Twitter4Share on Google+0

contrato
Los vínculos laborales son muy importantes desde el punto de vista social y legal. Estos vínculos pueden verse afectados por lo que se conoce como la ruptura de la buena fe contractual. Por tanto, la buena fe contractual integra el valor de la ética en el saber estar de las relaciones profesionales. Cuando un profesional firma un contrato con una empresa este documento recoge muchos puntos, sin embargo, en su propio ser personal también tiene el deber ético.

Características de la buena fe

Por ejemplo, existen actitudes con las que el trabajador vulnera este principio, a través del abuso de la confianza. Ya que una de las obligaciones de la persona es realizar sus funciones profesionales de forma óptima.

Existen muchas actitudes que pueden vulnerar esta buena fe contractual. Por ejemplo, cuando un trabajador roba información de empresa o divulga información confidencial. Del mismo modo, también puede caer en este punto cuando está realizando prácticas de competencia desleal que pueden perjudicar a la propia organización de la que forma parte. Realización de un mal uso de los recursos informáticos a los que tiene acceso.

La ruptura de la buena fe contractual también se centra en el sentido común y en aquello que desde el punto de vista ético resulta lógico cuando un profesional trabaja en una organización desde la práctica del bien. La trasgresión de esta buena fe contractual puede dar como resultado un despido.

contratar

Poner en práctica la ética

El empresario puede decidir dar por finalizada esa vinculación profesional cuando un empleado ha roto con la buena fe en el contrato a través de un incumplimiento consciente de un hecho de gravedad. Realizar tareas de trabajos diferentes a las propias del puesto también puede ser un ejemplo de esta ruptura de buena fe. Además, mentiras sobre formación y experiencia laboral expresadas en el currículum y que son contrarias a los requisitos exigidos por la empresa para ese puesto, también pueden dar lugar como resultado esta situación. ¿Cómo ser fiel entonces a la buena fe? Intenta ser ético, y acertarás siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *