Evaluación del rendimiento en la empresa


Es importante medir el rendimiento de los trabajadores de la empresa. En esencia, se trata de realizar un proceso periódico que esté basado en la objetividad de valorar la eficiencia de un empleado o de un equipo entero de trabajo. ¿Por qué es necesario realizar este proceso? Para poder analizar las causas. Por ejemplo, en caso de que un trabajador competente esté fallando en algo, es posible ir más allá, preguntarle qué le pasa porque puede que tenga un problema personal, o simplemente, esté poco motivado y necesite un cambio de puesto.

El departamento de Recursos Humanos presta una atención muy especial a las personas en relación con sus posibilidades y su capacidad de crecimiento. Por ello, la primera evaluación a la que se enfrenta un candidato es la entrevista de trabajo. Es decir, se trata de un proceso selectivo en el que a pesar de participar varias personas, sólo una será la afortunada de optar al puesto. Una vez que esa persona ya ha pasado a formar parte de la plantilla de la empresa, también se realiza una evaluación del rendimiento con el objetivo de ver cómo se ha integrado, su nivel de aprendizaje, su capacidad de adaptación y también, sus puntos fuertes y débiles.

Este control de la evaluación tiene una función positiva para el propio empleado en tanto que le permite aprender más. Por ello, también es posible realizar evaluación para valorar el potencial real de un trabajador y hasta dónde puede llegar dentro de la empresa. Este tipo de evaluación es importante para poder mejorar el clima laboral, realizar planes salariales o también, para valorar quién es la persona adecuada ante un ascenso. El mayor peligro en este tipo de pruebas es perder la objetividad en base a las preferencias personales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *