¿Por qué el sueldo es tan importante?


Muchas personas se quejan del sueldo que ganan en la empresa. En algunas ocasiones, conviene señalar que algunos trabajadores pueden tener unas expectativas desmedidas. La verdad es que existen objetivos mucho más nobles que el de ser millonario. Pero eso sí, el dinero también es una forma de motivación en el entorno laboral.

Entre otras cosas, porque muchos trabajadores tienen un excelente currículum, o sea, un alto nivel de formación, mucho esfuerzo a sus espaldas y por tanto, un trabajo con un sueldo digno se convierte en el premio a esa apuesta de conocimiento que sea realiza en la universidad.

Pero además, las personas tienen derechos, y por tanto, tienen dignidad. Por ello, puede que en algún momento te hayas encontrado con alguna propuesta de empleo realmente insultante e indignante. En ese caso, más allá de la necesidad real que se tenga de un trabajo, es mejor no aceptarlo.

Sencillamente, porque un trabajo que instrumentaliza a la persona termina destruyendo la autoestima, el bienestar interior, la felicidad, y además, también termina robando tanta energía que el trabajador termina atrapado en un empleo del que no puede salir. Sin duda, el sueldo es importante porque se necesita un nivel de ingresos para poder hacer frente a los gastos de vivienda, alimentación, ropa, ocio, formación

Y la verdad es que hoy día, algunos sueldos son tan sumamente bajos que por ello, muchos jóvenes de más de treinta años siguen viviendo con sus padres ante la imposibilidad de comprarse una vivienda. Sin duda, el sueldo es importante, pero cada persona debe vivir también con una visión realista, es decir, en base a sus posibilidades. A la hora de tener un buen trabajo conviene hacer balance y valorar si aunque no ganes tanto dinero como te gustaría, por lo menos, te permite realizar aquello que de verdad te gusta.

1 comentario

  1. Es muy cierto lo que escribes, yo por eso siempre EH pensado en el autoempleo, siento que no tienes límites de topar con un sueldo y además sin él temor a que te despidan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *