¿Qué es el Síndrome de Ulises?


La crisis económica dibuja una nueva realidad social: cada vez son más las personas que tienen que ir allí donde está el trabajo y organizar en esa ciudad su vida. Encontrar un empleo no es una labor sencilla y cada vez son más las personas que tienen que cambiar de país y de ciudad en busca de un futuro mejor. El Síndrome de Ulises afecta especialmente a aquellas personas que sufren un profundo desarraigo al estar lejos de su lugar de origen. Un entorno que aporta seguridad y confianza y que ha quedado roto de forma brusca ante la realidad de las circunstancias externas.

Causas del Síndrome de Ulises

El Síndrome de Ulises se produce por la adaptación a una nueva realidad. Hacer frente a un cambio de vida, de ciudad y de costumbres supone un gran esfuerzo y todavía más cuando esta responsabilidad se lleva en soledad lejos de los familiares y amigos de siempre. La sensación de soledad es absoluta y la amargura duele.

La persona que sufre el Síndrome de Ulises tiene una lucha interior constante ya que también se siente culpable por haber abandonado su hogar. A pesar de que haber encontrado un trabajo, siente que el precio que tiene que pagar por ese empleo es muy alto y en muchos momentos, no compensa en la balanza la ganancia con la pérdida.

Nuevos héroes en la crisis económica

La crisis económica está potenciando el espíritu valiente en aquellos parados de larga duración que buscan trabajo. Y no dudan en emular los pasos de Ulises, el personaje de la Odisea de Homero, para poder encontrar una luz al final de ese túnel llamado desempleo.

El Síndrome de Ulises no afecta a todas las personas que se marchan lejos de casa para trabajar. Las personas que han tomado esta decisión más motivadas por las circunstancias externas que por una iniciativa propia pueden ser más receptivas a sufrir esta nostalgia y este vacío. Del mismo modo, las personas muy familiares que tienen un gran apego hacia sus padres también pueden sufrir más al no poder sentir cerca su presencia física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *