Rasgos de que un trabajo te hace infeliz

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El trabajo está vinculado de forma directa con tu verdad esencial, es decir, con tu proyecto de vida. Y es que, el trabajo dignifica al hombre siempre que dicha función sea acorde a los deseos personales. De lo contrario, un trabajador se puede sentir profundamente infeliz por tener que pasar ocho horas diarias en un puesto que no quiere realizar. ¿Cómo puedes saber de forma clara que un trabajo te hace infeliz?

En primer lugar, cuando el malestar que brota de tu empleo es tan grande que influye también negativamente en tus relaciones personales. Es decir, cuando los problemas de la oficina empiezan a afectar a tu estado de ánimo, a tu relación de pareja y a tus planes sociales con los amigos. Además, afrontas el lunes como si fuese un auténtico drama, en vez de tener la ilusión de la llegada de una nueva semana.

El trabajo se convierte en una función rutinaria, aburrida y agónica para todos aquellos que no son felices ya sea con aquello que hacen o también, con el ambiente que se respira en la empresa. La sensación de malestar empieza a sentirse en el propio organismo en forma de estrés y ansiedad.

Además, más allá de cuál sea tu realidad, tu pensamiento y tu mente se plantean muchas opciones diferentes. Es decir, alternativas que podrías llevar a cabo para cambiar de trabajo, para volver a estudiar, o sencillamente, para hacer aquello que de verdad te gusta. Está claro que aunque a veces el ser humano se conforme con lo peor, lo cierto es que la mente, por suerte, no lo hace. Y pronto empieza a rebelarse contra la insatisfacción presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *