Siete estímulos para la motivación en el trabajo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Hablar de motivación es hablar del bienestar del trabajador, de las necesidades emocionales de una persona que muchas veces, quedan sin cubrir porque lo único que importa en muchas empresas es el rendimiento y la productividad. ¿Qué estímulos pueden alimentar la motivación de un trabajador?

Uno muy importante: el reconocimiento. Por diferentes que seamos las personas, en el fondo, existen necesidades de estima que todos tenemos. Por otra parte, la motivación surge cuando una persona recuerda porqué comenzó a trabajar en esa empresa, es decir, redescubre su misión. Al igual que el enamoramiento se renueva cada cierto tiempo, la vocación profesional también. Para lograr este punto, la empresa puede motivar a los trabajadores para realizar cursos de formación.

Ser parte de un equipo también es un estímulo que alimenta tu motivación. Pero un equipo lo es simplemente cuando existe un espíritu colectivo fuerte detrás. El horario de trabajo es otro estímulo para los trabajadores que agradecen la flexibilidad para poder conciliar mejor trabajo y familia. En el plano laboral, dentro de los propios compañeros es posible conocer a personas que son ejemplares. Estos ejemplos también se convierten en un reto para poder mejorar uno mismo.

El sueldo es otra forma de reconocimiento para un trabajador pero no es la única. La seguridad laboral también es una fuente de motivación, sin embargo, esta seguridad cada vez es más difícil de alcanzar ante la destrucción constante de puestos de trabajo. Para finalizar, en otras ocasiones, como refleja la Inteligencia Emocional, la fuente de motivación parte de uno mismo. En la medida en que tú te sientes bien con aquello que haces también aportas más a tu empresa. ¿Es fácil estar motivado todo el tiempo? No, la fuerza de voluntad se debilita, por ello, conviene alimentarla con motivos positivos.

1 comentario

  1. Estimo necesario que el ser humano cuando desarrollo una fructífera labor, éste debería recibir un estímulo ya sea por escrito o verbal, es una manera de motivar al personal para que siga creciendo y demostrando esmero en sus actividades. De lo contrario será un empelado más sin ánimo ni demostrar sus habilidades. Aplaudir un buen trabajo significa dar vida al quien lo hizo, estoy segura que una empresa que se preocupa por el estado emocional de su personal, es una empresa que crece activamente. También es importante la capacitación, es un modo de entrenar al personal para un mejor desenvolvimiento, dotarlo de herramientas y se mantenga actualizado con la tecnología etc etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *