Tres dificultades del teletrabajo


El teletrabajo parece que se ha convertido en sinónimo de felicidad y bienestar en horario laboral, sin embargo, la experiencia muestra que cada sistema tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Conviene atender a la globalidad del teletrabajo para comprender qué implica trabajar desde casa con mayor realismo.

El exceso de libertad puede ser perjudicial

Podría resultar contradictorio pero no lo es. Cuando una persona trabaja desde casa, en un entorno de máxima comodidad y seguridad, con tantas tentaciones de ocio como la radio, internet y la televisión, existen trabajadores que ante ese exceso de libertad dejan todo para el último momento, y su jornada se convierte en un caos al final de la tarde.

El trabajador que trabaja desde casa puede ser su mayor enemigo como bien muestra la lucha interna generada a partir de la pereza o su principal aliado. Es decir, una persona que practica el teletrabajo puede sacarle mucho más partido a su tiempo si se organiza bien.

El teletrabajo puede resultar impersonal

Existen personas que disfrutan mucho con el trato personal cara a cara. Cada persona tiene que encontrar su trabajo ideal no sólo en base a su currículum y expectativas, sino también, en base a su modo de ser. Por tanto, existen personas para las que el teletrabajo se convierte en un medio un tanto impersonal.

El lado más impersonal del teletrabajo se puede visualizar en que los compañeros de oficina no se van a tomar el café en la hora de descanso. Sin embargo, en positivo, conviene destacar que los profesionales que ejercen el teletrabajo realizan su función con mucha eficacia ya que además, el entorno laboral es muy gratificante al trabajar desde casa y formar parte de un equipo que funciona muy bien gracias a una buena comunicación a distancia.

Problemas de tipo psicológico

El teletrabajo es muy positivo cuando el trabajador se esfuerza por buscar otros entornos de relación social. De lo contrario, puede terminar encerrado en sí mismo, pasando sus horas frente al ordenador con la sensación de echar de menos algo muy importante. El contacto social es clave en el bienestar emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *