Tres gestos que muestran que te infravaloras en el trabajo


Las personas tienen grandes talentos internos, todo el mundo tiene un don concreto, sin embargo, el problema surge cuando no reconoces tu propia valía. Existen trabajadores que son capaces de ver todo lo bueno que tiene un compañero pero no son capaces de mirarse con los mismos ojos a sí mismos. Cuando te infravaloras en el entorno laboral, no solo te cierras puertas sino que además, los otros también lo notan.

Rechazar los elogios

Las personas que se infravaloran en el trabajo son aquellas que rechazan los elogios que reciben al considerar que lo que han hecho no tiene mérito. Cuando alguien te diga algo bueno en el plano laboral, responde con asertividad a través de un mensaje tan simple como decir gracias.

Por otra parte, a nivel de autoestima, es fundamental que hagas un acto de fe y creas en las palabras positivas que recibes por parte de los demás. Es verdad que en el plano laboral también existen personas que pueden decir ciertos mensajes positivos desde la hipocresía. Pero se trata de un porcentaje muy bajo.

En la entrevista de trabajo

En una entrevista de trabajo existe un gesto muy sencillo que muestra que una persona se infravalora. Si cuando el seleccionador de recursos humanos te pregunta cuáles son tus virtudes o qué puedes aportar a la empresa, tardas mucho tiempo en responder, te quedas bloqueado y te cuesta hablar de ti, entonces, reflejas a través de esa tensión que te cuesta hablar de ti con espíritu positivo.

El miedo

El miedo a las nuevas oportunidades también puede mostrar sensación de inferioridad. Cuando alguien te haga una propuesta a nivel laboral, si tienes dudas, di que quieres dedicar un tiempo a tomar tu decisión pero no digas que ese reto te da miedo porque en caso de hacerlo, te vendes a ti mismo de la forma equivocada.

3 comentarios

  1. Maite: cuánta razón llevas! tus consejos son muy sencillos de entender y plenamente eficaces a la hora de “vendernos” a nosotros mismos. Ojalá tdo el mundo sea capaz de conocer esa potencialidad latente: en mayor o menor medida pero siempre presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *