Encontrar trabajo después de los 45 años

Share on Facebook9Tweet about this on Twitter0Share on Google+2


La edad es una etiqueta que se pone a las personas y que lejos de ser enriquecedora, encasilla a un profesional de una forma positiva o negativa. Superar los 45 años en la sociedad actual puede ser sinónimo de tener más dificultades de encontrar trabajo, sin embargo, también depende del tipo de empleo que se lleve a cabo porque existen profesiones en las que la veteranía es un grado. Éste es el caso, por ejemplo, del trabajo como profesor de universidad.

Qué hacer en una situación así

Si buscar trabajo ya es un reto importante en sí mismo, las personas que tienen más de 45 años le suman la dificultad de asumir que muchas empresas se lo piensan dos veces antes de contratar a un persona de esa edad ante la competencia de otros profesionales más jóvenes. Existe la posibilidad de estudiar en la Universidad de Mayores con el objetivo de actualizar el currículum y tener nuevas opciones de empleo. También es posible hacer cursos para desempleados en centros como FOREM.

La edad de los 45 años es muy rica a nivel emocional porque la persona se conoce mejor a sí misma, sabe qué quiere, tiene experiencia, se siente mucho más segura que a los 20 años… Ingredientes que pueden ser muy enriquecedores a la hora de ser emprendedor y montar un negocio propio.

Informa a tu círculo más cercano y a todos tus contactos de que estás buscando trabajo porque personas externas podrían darte información de interés para ti. Consulta la sección de empleo de los periódicos y no te cierres al uso de las tecnologías para encontrar empleo. Puedes crear un blog personal, hacer uso de Linkedin y consultar las bolsas de trabajo online.

El cine también es un buen medio de coaching por lo que películas como Larry Crowne, muestran que la edad no es lo más importante. Evita poner tu edad en el currículum para que no sea un condicionante de entrada.

Mantente ocupado

Mantente ocupado física y mentalmente. A nivel físico, realiza deporte y sal a caminar todos los días. A nivel mental, lee libros, asiste a conferencias, sé observador y anota cualquier idea que venga a tu mente en una libreta para no olvidarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *