Cómo funcionan los robots de búsqueda de empleados


Las nuevas tecnologías han cambiado no sólo la forma de buscar trabajo, sino también el proceso para elegir al candidato más adecuado. De hecho, cada vez son más las empresas que están utilizando programas informáticos de filtrado de currículos para las convocatorias de empleo en las que se reciben mayor número de candidaturas con el fin de realizar una primera selección de una forma más rápida.

Pero, realmente, ¿cómo funcionan estos robots de búsqueda? Una de las principales claves es el lenguaje, siendo conveniente primar frases literales, que son más fáciles de filtrar, en lugar de presentaciones más creativas.

De esta manera, siempre es muy útil poder utilizar las propias palabras que figuran en la oferta de empleo como, por ejemplo, persona dinámica, joven con experiencia de dos años, nivel B2 de inglés… o cualquier otra que pueda ser un filtro y que debe figurar en el currículo de forma muy clara porque va a ser leído por un programa informático.

Otra de las claves básicas, según los consejos facilitados recientemente por el Wall Street Journal, es la organización del currículo, que debe estar muy bien estructurado y con claridad para que pueda ser legible sin problemas, disponiendo la información en distintas líneas, aunque sea de un mismo empleo, para evitar que se confundan parámetros como el nombre de la compañía con el puesto desempeñado en ella.

En relación a la formación académica es muy importante que en el currículo aparezca el nombre de cada universidad, escuela de negocios… en la que se haya adquirido formación, puesto que muchos robots de búsqueda están programados para seleccionar a candidatos de determinadas instituciones por su prestigio. Un motivo por el que es recomendable que esta información figure cerca de la formación principal que se indique.

De gran utilidad es también visitar la web de la empresa a la que se opta para trabajar con el objeto de conocer su cultura corporativa, así como sus objetivos y valores, de cara a poder manifestar en el currículo datos que puedan añadir un valor añadido a la candidatura, como por ejemplo, la realización de prácticas de voluntariado o acciones de responsabilidad social corporativa que se hayan realizado en otra compañía.

Y, sobre todo, al igual que en un currículum impreso es importante no mentir porque los robots de búsqueda detectan los títulos falsos en caracteres blancos, uno de los trucos más habituales, y otras triquiñuelas que harán que el candidato sea descartado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *