Cómo tener empatía en una entrevista de trabajo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La empatía acerca posiciones entre dos personas, sin embargo, sentir cercanía emocional con alguien a quien acabas de conocer no siempre resulta tan sencillo. Las primeras impresiones, a pesar de que suelen ser erróneas en la mayoría de las ocasiones, tienen mucho peso. ¿Cómo tener empatía en una entrevista de trabajo para que el proceso fluya mejor?

Asume cuál es tu lugar

En muchas relaciones existe algún tipo de jerarquía, por ello, cada una de las partes tiene que tener muy claro su rol y asumirlo. En una entrevista de trabajo es el seleccionador de recursos humanos quien realiza las preguntas en primer lugar (por tanto, marca la dirección de cómo se va a desarrollar la entrevista) y el candidato responde dichas cuestiones respetando el turno de palabra del otro.

Eso no significa asumir un rol pasivo puesto que también puedes hacer tus preguntas en la recta final de la entrevista para aclarar las dudas que tengas. Sin embargo, no causaría muy buena imagen que sometas al seleccionador a una lista de cuestiones interminable, este gesto podría confundirse con ser alguien impertinente.

Asume tu realidad

Un candidato a un puesto de trabajo tiene que asumir su realidad: por importante y capaz que te sientas, ten en cuenta que solo eres uno más en el proceso de selección. Por tanto, cuentas con competencia y tendrás que esperar hasta conocer el resultado de tu entrevista de trabajo. En el peor de los casos, puede que incluso ni siquiera te avisen para decirte que no has sido seleccionado. Tener una visión realista de las circunstancias implica sufrir menos en un proceso largo de búsqueda de empleo.

Por otra parte, piensa que tu objetivo no es caer bien al seleccionador de recursos humanos sino mostrar tu talento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *