¿Cuál es tu salario emocional?


Al igual que en ocasiones, la cuenta del banco puede quedarse en números rojos, la hucha emocional de una persona se queda completamente vacía desde la falta de motivación y de reconocimiento que arrastra día a día en la oficina. La motivación se hace todavía más urgente en la crisis por el miedo al despido con el que conviven la mayoría de los trabajadores. Y también, porque como consecuencia de este temor al despido, existen trabajadores que ocultan algunos síntomas depresivos.

Las emociones agradables

Las emociones agradables complementan el sueldo que recibe una persona. En realidad, no existe premio mayor que el que tiene una persona cuando está contenta con lo que hace. Y va satisfecha cada día a la oficina. Lo cierto es que aunque este reto es posible, no se puede delegar únicamente en manos del jefe la responsabilidad por tener una motivación externa puesto que también es indispensable que cada uno aprenda a motivarse a sí mismo.

Por tanto, las emociones surgen de uno mismo, de la lectura que cada uno hace de los hechos. Por ello, intenta sacar lo bueno que te aporta tu empleo. Deja de lado el exceso de exigencia porque no existe el trabajo ideal al cien por cien, lo importante es que a ti te compense aquello que haces.

El sueldo emocional

Para alimentar tu sueldo emocional, intenta aceptar las cosas tal y como son, para no frustrarte por lo negativo. En cambio, haz algo por mejorar aquello que sí depende tu voluntad.

Las empresas que asumen que los trabajadores que son felices y se sienten valorados por los jefes trabajan mucho mejor y rinden más, entonces, han descubierto la verdadera fórmula de la motivación cuya sabiduría interna implica comprender las necesidades afectivas de un ser humano.

5 comentarios

  1. Holita Maite. qué interesante comparación. en la hucha emocional de cada uno tiene que haber siempre una reserva de motivación para afrontar la lucha o el trabajo de cada día. y si perdemos esa motivación, cuanto antes a buscar refuerzos. siempre hay algo que pueda hacernos sentir bien y ver las cosas de nuevo con suficiente optimismo para echar a andar de nuevo. es una tarea en ocasiones esforzada pero merece la pena, aprendiendo a valorar lo positivo y lo grande de nuestras vidas. P.

  2. Yo elabore mi tesis sobre el Salario emocional, lo que publican es muy bueno, pero en realidad no es ni el 1% del tema.

  3. Hola Rafael, yo también, hice el doctorado en temas emocionales y entiendo lo que dices. Pero es lógico que en un artículo no pueda haber el mismo contenido que en una tesis doctoral que supone años de esfuerzo. Ni siquiera en una tesis se dice todo lo que se puede explorar sobre un tema. Al final como dice Sócreates, te das cuenta de que su frase “Sólo sé que no sé nada”, es muy real.

    Si te gustan los temas emocionales, entonces, te invitamos a leer Psicoblog.

  4. Gran artículo. Es cierto que en estos momentos difíciles una deja un poco de lado el salario emocional para tirarse al salario propiamente dicho, es decir, a la pasta. No hace falta tragar con todo, al final ser feliz es lo más importante y para ello es vital estar contento con uno mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *