Trabajar con un jefe que no te cae bien

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Se idealiza tanto el entorno laboral y a veces, se aspira a tener tal nivel de comodidad emocional, que se pierde de vista el hecho de que nadie elige a sus compañeros de trabajo y que además, dichos compañeros no tienen que ser tus amigos, ni caerte bien. Desde un punto de vista ideal, ojalá eso fuese posible, ojalá todas las personas que nos cruzamos en el camino laboral fuesen de nuestro agrado. Pero si incluso en las propias familias hay roces y diferencias: ¿Cómo no va a haberlas en el trabajo cuando los intereses son tan diferentes?

Para trabajar con un jefe que no te cae bien lo único que tienes que hacer es centrarte en aquello que es tu competencia: cumplir tu obligación, ser responsable y hacer las cosas bien. Todo lo demás, es secundario, es decir, toma el hecho de que no te parezca simpático como algo natural y sin mayor trascendencia.

Incluso en el caso de que tu jefe no te caiga bien, intenta realizar el ejercicio de buscar tres virtudes que tenga y que valores mucho. Te darás cuenta de que todas las personas tienen algo bueno que aportar a su entorno.

De normal, cuando una persona no tiene mucha cercanía con su jefe puede llegar a ponerse a la defensiva. Por ello, plantéate hasta qué punto puede suceder que sea tu actitud la que esté alejando a la otra persona. Intenta tener detalles con tu jefe a nivel de comunicación para poder hacer cambios a nivel emocional.

Aunque tu jefe no te caiga bien, evita cometer el error de compartir tu opinión al respecto con otro compañero de trabajo. No le critiques porque eso a la larga puede perjudicarte a ti. Si necesitas hablar del tema, hazlo en un entorno privado con alguien de tu confianza.

2 comentarios

  1. Ya he vivido, no una, pero 2 veces en esta situación. Teorías hay un montón, pero la realidad es otra. Solución ideal no existe y continuo buscando respuestas de cómo podría hacer de diferente para mantener mi puesto de trabajo??? Cuando las amenazas en tu salud son más que evidentes, la puerta de salida es el mejor….curarte en salud. Claro, eso tiene un precio alto…y ese precio es mucho mejor que entrar en tu puesto de trabajo, en tu empresa y no estar a gusto. La ley laboral en ese punto no es clara, y los transmites son súper dolorosos….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *