Cómo superar un foro o mesa de debate en un proceso de selección


Una de las técnicas que se emplean en los procesos de selección de candidatos a un puesto de trabajo es la dinámica de grupo. Y, aunque en general, se tiende a pensar que sólo hay un tipo, lo cierto es que hay más de uno y cada tipo presenta una serie de particularidades que conviene conocer.

En concreto, cabe hablar de tres grandes tipos dentro de los que se encuentran el foro o mesa redonda en el que se aborda un tema que, a veces, se facilita con antelación, lo que es de gran ayuda para preparar de antemano la intervención. Pero, ¿en qué consiste realmente?

Desarrollo

Quizá uno de los tipos más conocidos de dinámica de grupo es el denominado foro o mesa redonda, que también es conocido bajo el nombre de debate. En este caso, esta dinámica de grupo consiste en que varias personas discuten y debaten en torno a un tema determinado ante un auditorio y con la figura de un coordinador que suele hacer un resumen en el que se presenta el tema sobre el que se va a hablar.

De esta manera, cada participante tiene que ir hablando sobre ese tema en el que es conveniente hacer una introducción inicial sobre su opinión o bien mostrar su postura sobre ese aspecto para que se pueda conocer su punto de vista.


Una vez han hablado todos los participantes, se abre la discusión para que se puedan cruzar opiniones dentro de un tiempo que suele ser moderado por el coordinador para que todos los asistentes dispongan de los mismos minutos para expresarse e intervenir.

Valoraciones

Durante este proceso, principalmente, el reclutador atiende a las habilidades de cada candidato. Entre ellas, se valora, por ejemplo, la argumentación clara y ordenada, así como la capacidad de persuadir al resto y su capacidad de síntesis.

Unos elementos por los que no se trata de imponer las opiniones, sino de escuchar, argumentar y defender la postura con respeto y empatía.

2 comentarios

  1. Gracias por la información que es muy interesante. Este tipo de pruebas también se realiza para valorar el carácter y el modo de ser de los candidatos. Por ejemplo, si alguien es muy competetitivo puede que no encaje en el perfil del puesto si se busca a algluien que colabore mejor con el equipo.

  2. Sí, evidentemente, son muchos los aspectos que se pueden valorar desde profesionales hasta como bien dices de tipo personal o el carácter de una persona. Mucha gente no se toma en serio estos procesos de selección o los consideran más sencillos, pero realmente son complejos y hay que prepararlos muy bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *