De empleado a jefe


Muchas personas idealizan en exceso el puesto de jefe pero la realidad es que mientras trabajas como empleado te encuentras en tu área de confort, es decir, te mueves en la seguridad de realizar una tarea que dominas y así, tu satisfacción personal también es positiva. Sin embargo, cuando aterrizas de lleno en el puesto de jefe puedes sentirte vulnerable, sencillamente, porque de pronto tienes que abarcar otro tipo de problemas y nadie te ha enseñado a resolverlos: conflctos interpersonales, clima inadecuado de trabajo, problemas de motivación y de rendimiento… Es decir, no sólo te encuentras ante asuntos técnicos sino también, humanos.

Y lo que es peor, como jefe te expones mucho más a la opinión que otros tienen de ti y, por tanto, a las críticas. Por ello, todos aquellos que sufren en exceso con el que dirán pueden verse muy limitados en esta labor. En primer lugar, cualquier jefe debe de trabajar su propio liderazgo al igual que los padres deben fomentar la autoridad ante sus hijos.
SEGUIR LEYENDO “De empleado a jefe”

Tener una relación positiva con el jefe


En más de una ocasión, un empleado se decide a dejar su trabajo en una empresa por tener una mala relación con el jefe. Y es que, la realidad es que tener este problema laboral tiene una gran influencia en la falta de motivación y en el malestar que muchas personas arrastran en su día a día en la oficina. Sin embargo, merece la pena tener en cuenta que la relación jefe-empleado es una relación humana, en la que como tal, interfieren aspectos habituales como la falta de comunicación, la falta de empatía o el no entendimiento.

Por ello, y por básico que parezca, lo primero que debe tener claro cualquier trabajador de una empresa es el rol que ocupa. Es decir, un empleado debe obedecer porque el jefe es el que tiene la última palabra sobre los aspectos importantes. Otro tema es que cualquier jefe inteligente descubre que el rendimiento de un empleado es mayor cuando trabaja en libertad y aprende a delegar. Es decir, las personas, generalmente, actúan de una forma muy responsable cuando se confía en ellas.
SEGUIR LEYENDO “Tener una relación positiva con el jefe”

Las personas, lo más importante de una empresa


Se dice que el mejor activo de cualquier empresa son sus empleados, el equipo humano que trabaja para sacara adelante un modelo de negocio. Muchas empresas se centran en los proyectos y en los clientes para lograr mejores resultados y están cometiendo un grave error. Se olvidan de una de las partes más importantes para alcanzar los objetivos empresariales: las personas. Disponer de buenos canales de comunicación interna es fundamental para lograr la excelencia entre los recursos humanos de una organización.

Entre el gerente, director o ejecutivo y su equipo a menudo existe cierta distancia que dificulta el trabajo. Esa brecha se puede solucionar con una mayor comunicación. El jefe debe estar receptivo y hablar más a menudo con su personal a cargo. Escuchar es clave para mejorar. Si no se hace puede darse una pérdida de talento, de productividad, de esfuerzo y de trabajo, e incluso pueden terminar marchando los mejores por no sentirse valorados. Algo tan sencillo en la condición del ser humano como es la comunicación pasa desapercibida en el ámbito empresarial.

SEGUIR LEYENDO “Las personas, lo más importante de una empresa”