Pon en práctica la inteligencia emocional


¿Te has preguntado por qué hoy día están tan de moda los cursos sobre habilidades sociales aplicadas al mercado de la empresa? La realidad es que en la sociedad individualista, es importante, tomar conciencia como trabajador de valores como la empatía, la escucha activa, la asertividad y la cooperación dentro de un equipo para trabajar mejor y rendir más. Es decir, un trabajador es más eficaz en la medida en que es más feliz con el trabajo que realiza. Sin embargo, en dicha idea de felicidad interfieren muchos factores: el sueldo, la relación con el jefe, la situación personal y también, claro está, las emociones y los sentimientos.

Es decir, el mensaje interior que cada día te mandas a ti mismo puede que potencie tu capacidad, o por el contrario, que te reste el poder que habita dentro de ti. Detrás de cada acción, existe un pensamiento, y a su vez, el modo de pensar influye en tu modo de sentir. Por ello, si cada vez que algo no te sale como esperas te repites: “No soy lo suficientemente bueno”, entonces, te estás generando a ti mismo una gran cantidad de ansiedad, estrés y malestar.

Por ello, la inteligencia emocional te ayuda a ser más consciente de ti mismo para poder comprenderte mejor y también, para poder manejar mejor las emociones de los demás. La inteligencia emocional muestra además una visión del éxito diferente. Y es que, según Daniel Goleman el éxito laboral de una persona no está determinado por su nivel de cociente intelectual sino por su nivel de inteligencia emocional. Aquella que te hace ser más consciente de qué deseas, quién eres y dónde quieres llegar.

En relación con el dónde, está claro que se trata de un objetivo en el que debes analizar tu situación actual y el punto de llegada para poder elaborar un plan a trazar que sea realista y esté integrado en un contexto de tiempo razonable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *