Todo sobre el nuevo fichaje de Messi por el PSG

messi-argentina
El interés por los partidos del PSG francés ha aumentado considerablemente en todo el mundo. No es para menos. El flamante fichaje de Leo Messi ha puesto el foco futbolístico en Paris hasta el punto que muchos aficionados buscan el Código promocional rushbet para realizar sus pronósticos en los partidos del Parque de los Príncipes. Ha sido una noticia bomba, inesperada, que ha revolucionado un verano tranquilo en cuanto a fichajes. La llegada de Messi al PSG no ha sido fácil y responde a una serie de circunstancias y acontecimientos que han situado, al mejor jugador de la historia, en el nuevo rico de Europa.

Todo empezó en agosto de 2020. La dolorosa derrota sufrida por el Barça en Champions League ante el Bayern de Munich (8-2) hizo al jugador argentino plantearse un futuro lejos del Camp Nou. No era una decisión sencilla, ya que La Pulga llegó con solo 12 años al FC Barcelona y toda su carrera como jugador se había producido en dicho club. Messi quiso salir acogiéndose a una cláusula de su contrato que le permitía marcharse cuando quisiera, pero en el mes de junio. Y esto era agosto. La amenaza quedó en un susto, pero que puso en alerta a todo el barcelonismo. Había un año para convencer a Messi de que la mejor opción era continuar en Camp Barça.

El principal motivo de desavenencias del futbolista argentino con el club de su vida era la gestión de la directiva de Bartomeu, nefasta en términos económicos y que desde la perspectiva deportiva había significado una reducción de nivel con respecto al Barça que maravilló al mundo entre 2006 y 2014, como se refleja en la Wikipedia Lionel Messi. Las elecciones de marzo y la clara victoria de Laporta dieron esperanza a la afición culé de que Messi pudiera continuar y todo apuntaba hacia ello. El propio jugador fue a votar a las elecciones y el primer objetivo del nuevo presidente, dijo, era cerrar la renovación del argentino.

Control económico

Los meses pasaron a medida que fue avanzando la competición y ambas partes entablaron negociaciones amistosos que pronosticaban una buena futura noticia. Centrado en el césped, Messi no tenía prisa por renovar mientras que la nueva directiva no quería cargar de presión al entorno del futbolista. Llegó entonces una fecha clave: el 30 de junio. A partir de ahí, el jugador quedó libre; si bien nadie dudaba de que renovaría con el Barça. Messi se marchó a Brasil para disputar la Copa América, una cita muy importante para él, ya que logró su primer título con la Selección Argentina, un momento que llevaba esperando más de una década.

La previsión es que se cerrara la renovación una vez el jugador volviera de sus vacaciones. Ambas partes llegaron a un acuerdo y todo estaba preparado para la firma, excepto LaLiga. Las condiciones incumplían con la normativa de la competición debido al límite salarial. El contrato de Messi, pese a que se reducía a la mitad con respecto al anterior, estaba muy por encima de las posibilidades económicas del Barça. LaLiga frenó el acuerdo y pese a los intentos de las dos partes, no hubo manera de cuadrar el salario de Messi en el presupuesto. Su marcha era un hecho y el PSG aprovechó una oportunidad histórica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.