Pasos para convertirse en un gran líder


Ser un gran líder y conseguir el éxito no siempre es fácil. A menudo hay que hacer un importante esfuerzo día a día, aparte de tener experiencia. Sin embargo, este entrenamiento puede conseguirse siguiendo una serie de pasos.

Además, muchos de ellos están reconocidos por diferentes expertos y medios especializados como acciones que realizan en su actividad diaria los grandes líderes mundiales. Por lo que hay que tomar buena nota y ponerlo en práctica, porque parece que da resultados.
SEGUIR LEYENDO «Pasos para convertirse en un gran líder»

Modelos de jefe que hay que evitar


Ser un buen jefe no siempre es fácil porque hay diferentes situaciones que se deben afrontar y que no todas son sencillas de resolver. Sin embargo, a veces, puede ser más práctico tener claro qué modelo no se quiere ser. Y es que hay algunos tipos de jefes que generan problemas en las empresas y en la gestión de los recursos humanos. Un motivo por el que es mejor no tenerlos en la empresa.
SEGUIR LEYENDO «Modelos de jefe que hay que evitar»

Las cualidades de un líder empresarial


Al gestionar un negocio es importante tener los conocimientos necesarios sobre gestión o administración para que pueda hacerse de forma exitosa. Pero igualmente relevante es tener cualidades para ser un líder empresarial y dirigir de forma óptima el negocio tanto en la parte administrativa de la empresa como en los recursos humanos.

¿Y cuáles son las cualidades clave? La primera de ellas es tener un perfecto conocimiento del negocio y de su gestión para poder motivar a los demás, aparte de tener iniciativa e innovar y demostrarlo ante los demás para que también innoven.
SEGUIR LEYENDO «Las cualidades de un líder empresarial»

Rasgos de un buen líder


Dentro del ámbito empresarial, el liderazgo es una de las cualidades más valoradas especialmente, cuando se debe trabajar dirigiendo a un equipo o cuando eres el jefe. El líder tiene la capacidad de motivar a los empleados de una forma positiva a través del logro de metas. Pero también, tiene el carisma necesario como para transmitir un mensaje con su sola presencia. El carisma no es innato, es decir, puede perfeccionarse a lo largo de los años mejorando la comunicación no sólo corporal, sino también, verbal.

Sin embargo, también es verdad que el carisma de una persona crece a través del conocimiento de esa persona. Es decir, cuando conoces a un jefe, le admiras y le respetas por sus valores, su ética en el trabajo y su capacidad de generar confianza, entonces, te sientes mucho más identificado con el proyecto de la empresa. Por el contrario, cuando trabajas para un jefe que no genera un buen clima laboral, entonces, te sientes poco valorado y sin ganas de esforzarte por dar lo mejor de ti mismo.
SEGUIR LEYENDO «Rasgos de un buen líder»